Columnistas

“Aviadores” al ataque

Punto Final

Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal
.

Mucho cuidado deberá tener el gobernador electo Carlos Joaquín González, para evitar que aquellos “aviadores” que durante muchos años cobraron en las dependencias del Gobierno del Estado sin mover un solo dedo, continúen sangrando las arcas públicas.

Es vox populi que estos personajes están regresando poco a poco a las instituciones donde nunca laboraron, para ponerse a las órdenes del jefe en cuestión y así tratar de evitar que sean corridos y pongan en su lugar a quienes si quieran trabajar.

marcha burocratas2Recordemos que miles de trabajadores quedaron sin fuente de empleo, merced a la tristemente recordada reingeniería administrativa impuesta de manera injusta, incluso a personas que estaban a punto de la jubilación.

Por lo visto, en esa medida no se incluyó a los cientos de “aviadores” que hoy tienen miedo de quedarse fuera de la nómina gubernamental y buscan integrarse a la dependencia donde nunca han laborado pero sí cobrado inmoralmente. La indignación de los que sí trabajan es tal, que muchos piensan hablar con Carlos Joaquín para ponerlo al tanto de las argucias de los “aviadores” para enquistarse en su gobierno.

No se requiere mucha ciencia para detectar a quienes, amparados por amiguismos, compadrazgos y complicidades inmorales, estuvieron muchos años en la nómina sin trabajar, mientras que miles de empleados tuvieron que realizar su trabajo, sufriendo malos tratos y humillaciones de funcionarios prepotentes y soberbios.

La debacle financiera de Quintana Roo también es atribuible a este tipo de personas que nunca se aparecieron a su centro laboral, solamente, obvio está, cuando era quincena o quizá ni ese día, porque desde hace mucho pueden consultar sus pagos en los bancos.

Los quintanarroenses están muy molestos, desde hace varios días han sido testigos del manejo irresponsable y corrupto del presupuesto que cada año recibía Quintana Roo por parte de la federación, lo mismo respecto a los ingresos propios. Muy pocos se enriquecieron al amparo de la corrupción, mientras el número de pobres aumentaba de manera exponencial.

El clamor general, que en especial se ha externado en las redes sociales, es que el nuevo gobierno haga una limpia completa de funcionarios venales y de sus protegidos, que se sirvieron con la cuchara grande, sin que aportaran nada positivo al desarrollo de Quintana Roo.

No es justo que personajes impresentables, inmorales, y que representan todo aquello que los quintanarroenses rechazaron el cinco de junio, continúen pegados a la ubre gubernamental, con el propósito de seguir sangrando el presupuesto sin demostrar que han cambiado de actitud.

Entendemos que transformar las viejas y corruptas estructuras que permitieron el enriquecimiento de muchos funcionarios públicos no es un asunto de un día, pero sería una buena señal ver algunos avances en ese sentido, para que el nuevo gobierno demuestre que sus promesas de campaña están sustentadas en hechos.

Quintana Roo no puede permitir más abusos de sus gobernantes, ni de aquellos que al amparo de su sombra, decidieron el destino de miles de personas sin ruborizarse un segundo, creyéndose indispensables, cuando tendrían que haber sido echados del gobierno por inmorales.

La corrupción no está solamente en los funcionarios que toman decisiones poniendo primero sus mezquinos intereses por encima del interés de la sociedad; aquéllos que valiéndose de sus relaciones con “servidores públicos” de cualquier nivel cobraron sin trabajar, también deben ser señalados con el mismo rigor.

Ahora que el barco está haciendo agua, muchos funcionarios, cuyo comportamiento fue desleal con Quintana Roo, buscan afanosamente salir lo menos raspado de las auditorías que sin duda tendrán que enfrentar al comenzar la nueva administración.

Por el bien de nuestro estado y en especial del nuevo gobierno, la mayoría de los quintanarroenses exige que haya justicia, que no se encubra a nadie, que ningún personaje que se aprovechó del cargo para enriquecerse salga indemne. Eso es lo primero que deberá ocurrir para después comenzar con el cambio tan necesario en la forma de gobernar.

2 comentarios

  1. De los aviadores tambien hay mucho que decir., por ejemplo, ¿cuantos de ellos solo cobraban una partecita al ir a firmar?, ya que el sueldo completo pasaba a manos del jefazo de la jurisdiccion. y en ellas habia mas de seis o siete aviadores., el jefe recibia mas de lo que cobraba por su propio sueldo, tal vez de ello debia repartir con el jefe mas arriba, puede ser, eso si que a nadie le consta. Que tristeza que personal que si trabajaba fuera despedido por la famosa ya ingenieria., conspirando asi a favor del bolsillo de quien ustedes se imaginan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − 8 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba