¡Bajo reserva la inauguración de la «Mega Escultura”!

Uno por Uno

Ángel Ramírez 
.

Link original:  http://payoobisponews.com/2017/03/bajo-reserva-la-inauguracion-de-la-mega-escultura/

A pesar de que la obra técnicamente ya está terminada, el Monumento al Mestizaje Mexicano, proyecto original del artista de Chihuahua, Sebastián (Enrique Carvajal) no tiene hasta ahora fecha de operaciones.

La obra conclusa por una empresa de Monterrey Romsega Diseño y Construcción S. A de C.V. no ha sido entregada como lo solicita insistentemente la Secretaria Estatal de Infraestructura y Transporte (SINTRA) que encabeza Jorge Portilla Manica.

La empresa Romsega señala que no pueden concluir la entrega cuando le exigen incluya el elevador que conduzca a todos los niveles de la estructura de casi 50 metros de altura.

Y el argumento de los regiomontanos es simple, no se puede poner la cabina del ascensor, sistema de transporte vertical con un peso promedio a las dos toneladas que incluye  partes mecánicas, eléctricas y electrónicas que funcionan en conjunto para lograr un medio seguro de movilidad, porque los rieles y el cajón que la sostiene, simplemente no la soportaría.

Aseguran que el espacio dónde iría la cabina no es responsabilidad de ellos y no se pueden comprometer al estar según ellos, mal elaborados, con materiales poco resistentes, aluminio, maya/creto y placas de yeso, elementos que por sí solo no sostienen el peso de la corrupción. Además de que la estructura general, insisten, es porosa y en consecuencia con muchas filtraciones. Obvio no están dispuesto a correr riesgos que impliquen perder el buen prestigio de la empresa de casi 100 años. No quieren cargar con la responsabilidad de algún accidente o desgracia que lamentar en el futuro.

Vaya porque este Monumento al Mestizaje Mexicano o Mega escultura como se le conoce, ha pasado por un sinfín de problemáticas, creo que la más importante son los derechos de autor por el cual Sebastián no dudó en pedir las perlas de la virgen, vaya saber usted como la libraron quienes al final se encargaron de continuar el proyecto tan cuestionado; pues además el diseño final no fue del agrado del autor (Sebastián) porque rompió con la estética y el diseño original y eso en sí, lleva muchos riesgos estructurales.

megaescultura3El proyecto original se denominó Monumento al Mestizaje Mexicano, albergaría en su interior museo, planetario, acuario, sala de fiestas, restaurante-mirador, área comercial y de exposiciones, además de tres elevadores y el mirador principal con telescopios para contemplar la capital del estado, con un costo de 100 millones de pesos.

En su momento y así fue presentado el proyecto del artista Sebastián, sería la Torre Eifel de Chetumal, pero no fue así la obra inició en el 2004 con el gobernador Joaquín Hendricks Díaz, no la concluyó, posteriormente se intentó con Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, se habla de que entre ambos solicitaron recursos en el plan fiscal por un total de 121 millones de pesos para terminarla y tampoco.

Fue sin duda uno de los mayores fraudes millonarios en la historia de Quintana Roo, esta obra que al final habrá de costarnos, nos guste o no, casi 4 veces más y creo me quedo corto, de lo programado. ¿Qué tanto no se pudo haber hecho en obra social e infraestructura realmente necesaria con ese dinero?, tomando en cuenta que el estado tiene una de las zonas más pobres y marginadas del país como es la región de los Chunes, en la de por sí históricamente olvidada zona maya.

Sin duda cuando usted o yo acudamos a ese recinto, estaremos asegurando que hicimos la peor inversión de nuestras vidas, en detrimento de mucha gente en nuestro estado, en pleno siglo XXI sin agua, ni que comer, menos infraestructura básica, salud digna, entro muchas asignaturas pendientes.

El proyecto de la mega escultura, como le mencionaba líneas arriba fue presentado por primera vez en el 2004, después vino un compás de espera, de corrosión, de basura, de grafitis, de daño al medio ambiente y no fue hasta noviembre del 2015 cuando se reinició.

Según el propio Sebastián, el monumento al Mestizaje Mexicano le vino en diseño como deferencia a Gonzalo Guerrero, aquel naufrago español entregado a un alto jerarca maya, y casara con la hija de este, para convertirse en instructor y guerrero en favor de la cultura milenaria en contra de los mismos españoles.

La obra, nos contaba hace algunos años Enrique, la concibió como una figura arquitectónica funcional de 72 metros de altura, mescla geométrica entre lo moderno y prehispánico, de forma espacial que evocaba una equis dirigida al espacio sideral, ubicada en la bahía de Chetumal, contradictoriamente, reserva estatal, Santuario del Manatí, dicho esto de otra manera, fierro y cemento formando un islote dentro del hábitat de especies en peligro de extinción como el iconográfico Manatí.

Bueno si la suerte nos favorece, en 15 días, con adecuaciones de más, la tendremos para presumirles a parisinos y neoyorquinos, nuestra escultura símbolo, lejos muy lejos de la idea concebida por Enrique Carvajal, un artista hay que decirlo impuesto no solo en Quintana Roo, en muchos otros estados del país y del mundo, ¿tantos méritos tendrá?, su obra ha sido fuertemente criticada y rechazada en otros sitios.

un comentario

  1. Si lo que menciona esta nota es cierto (por que tambien hay que tomar con cierta reserva lo que digan los chayotines) lo mejor es no visitar esa edificacion y las autoridades deben de tomar responsabilidad en una obra que representa una amenaza para quien la visite.

Deje un comentario

diecinueve + 18 =