¿Borrón y cuenta nueva en el Suchaa?

Opinión | Juan Juárez Mauss

Escuchaba esta semana una entrevista radiofónica que le realizaron al dirigente de los taxistas en Chetumal, Sergio Zetina Valle, ahí reconoció que la estación de combustible que administraban directivas anteriores ha dejado de pertenecerle, ya que este inmueble como la estación foránea de combis, fueron desincorporadas del gremio por sus ex secretarios generales, Eliezer Argüelles Borges y Rafael Cetina Galván.

Pese a que en su momento Rafael Cetina dijo que se buscaría responsabilizar a Eliezer Argüelles por la venta de la estación de combustible, Sergio Zetina había prometido recuperar la estación de combis foráneas que Rafael Cetina tiene en su poder.

Esta política de arrebato y gandallismo ha imperado desde que Rubén Pelayo Kuc fue obligado a dejar el cargo, más les hubiera valido a los taxistas que Pelayo se quedara, pues si bien también se hizo de propiedades del gremio, no se metía con estas dos posesiones que dejaban buenos dividendos a los taxistas.

Recuerdo que en entrevistas también se dijo que se meterían ante las autoridades correspondientes las denuncias en contra de los ex dirigentes para que las propiedades fueran reintegradas a sus legítimos dueños, los taxistas, pero esto solo fueron promesas, mera fiebre, pues luego de tomar el cargo por parte de Rafael Cetina y Sergio Zetina, nada se ha hecho, por el contrario el actual dirigente habla de borrón y cuenta nueva.

Vaya manera de salirse por la tangente y abandonar la lucha para que estas millonarias propiedades, que por cierto salieron del pago de las cuotas de socios y “martillos”, ahora se pierdan de un plumazo. La venta, al menos de la estación de combustible, le dejó millones de pesos a Eliezer Argüelles, suficiente para comprarse camiones y un tractocamión, y está en la actualidad trabajando como transportista, viajando de México a los Estados Unidos, esto ya ha sido denunciado por los propios taxistas al checar su Facebook.

Los taxistas en Chetumal parecen estar enfermos del padecimiento del alemán, el Alzheimer, ahora que pasan serias dificultades económicas por la falta de trabajo, deberían de obligar a su secretario general a que en vez de estar anunciado ese borrón y cuenta nueva, busque demandar a los ex secretarios, que tranquilamente disfrutan de los “logros” que obtuvieron con el sudor de la frente de los cientos de chafiretes capitalinos. ¿O acaso ahora se cuecen habas con un posible fraude de concesiones que debieron ser entregadas a los socios ayudantes y lo mejor es tener calmadito al sindicato?

un comentario

Deje un comentario

veinte − 9 =