Cancún y Riviera Maya: potencias con desafíos enormes

EN ÓRBITA

Marcelo Salinas

Las cifras del Tianguis Turístico fueron extraordinarias: 38 mil 182 citas de negocios en las que se promovieron productos, servicios y destinos de México ante 847 empresas compradoras de 61 países, de los cinco continentes. Las autoridades de Quintana Roo calculan una derrama directa superior a los 200 millones de pesos y que, en lo general, podría aproximarse a mil millones de dólares en beneficio del país. Hay ganancias. Los números no mienten.

Son logros aún invaluables por sus efectos positivos colaterales y de largo plazo; sin embargo, con éstos deben cuantificarse los retos, más allá del ámbito turístico. En servicios públicos, empleo y seguridad también deben percibirse los ingresos, sobre todo en Cancún y Playa del Carmen, donde perduran las carencias en colonias irregulares y nuevos fraccionamientos construidos con premura.

En el marco del Tianguis, estas dos potencias turísticas indiscutibles demostraron de nuevo que son líderes. El Grupo Expedia dio a conocer que Cancún y Playa del Carmen ocupan el primero y el segundo puesto respectivamente entre los destinos más vendidos de América Latina. El referente en ventas precisó que ambas ciudades rebasaron las 400 mil reservaciones de cuartos por noche en 2013 y previó que este año superarían las 500 mil.

Lo mejor es que ambas aspiranal primer sitio. La Riviera Maya está superando a Cancún en captación de turistas. Según estadísticas de la Secretaría estatal de Turismo, el corredor recibió en 2013 a 4 millones 158 mil 135 visitantes y Cancún a 4 millones 93 mil 942.Además de la captación, compiten por tener mejor infraestructura, ocupación, estadía, derrama económica y gasto promedio.

Son tremendas noticias; como lo son estos contrastes.

Con un panorama tan alentador pareciera que todo está resuelto. No es así. Por su crecimiento espectacular, ambos polos enfrentan desafíos urbanos y sociales, que deben atenderse con estrategias más eficaces y completas.

Por esta razón el Plan Municipal de Solidaridad procura “mejores servicios” para el creciente número de habitantes en un territorio que no deja de expandirse.

Los pronósticos señalan que en Solidaridad habitarían más de medio millón en 2015 y casi un millón en 2050. A todoshabrá que brindarles servicios, empleos, seguridad y actividades recreativas en el marco de un desarrollo ordenado y sustentable.

Lo mismo en Benito Juárez, donde las obras se constatan en el centro y la periferia, pero aún con acciones insuficientes en este último sector, debido, entre otros aspectos, a deudas heredadas, un crecimiento sin control desde su inicio, a funcionarios ineficientes y a fenómenos naturales que han obligado a renacer en más de una ocasión.

Por todo ello, miles habitan colonias sin pavimentación, luz ni agua; sin transporte público frecuente y además caro; sin línea telefónica, cable e internet, y sin áreas verdes o espacios deportivos.

Por estas mismas deficiencias los esfuerzos gubernamentales deben perfeccionarse constantemente. Los programasresultan paliativos, porque la realidad obliga a multiplicarlos sin descanso en todos los rincones de Benito Juárez y Solidaridad, y también en las zonas centro y sur del estado.

Deben reconocerse la inversión pública y los programas de apoyo de los tres gobiernos, articulados en esquemas verticales, con lo cual se da mayor control y evaluación en la implementación.Por lo mismo y debido a las deudas heredadas -sobre todo en Benito Juárez-, el gasto responsable es una obligación y el contacto con los ciudadanos para conocer los requerimientosapremiantes es una necesidad.

En México más de 3 millones se benefician directamente del sector, pues el turismo representa el 9 por ciento del PIB nacional, con una aportación ostentosa deQuintana Roo.

Estas cuentas positivas, que deben favorecer a todos los habitantes, son, mientras tanto, un oportuno incentivo.

Deje un comentario

veinte − diecinueve =