Columnistas

Cuestionados designios e irregular transporte

A TIRO DE PIEDRA

La prueba de toda verdad reside, sencillamente, en su eficacia.
W. James

Julian Santiesteban

El nombramiento de dos funcionarios tendrá profundas implicaciones en la dinámica social de Quintana Roo, particularmente en lo relacionado con el rubro de la seguridad. El primero es el nombramiento, como Comisionado Nacional de Seguridad, de Monte Alejandro Rubido, y el segundo el de Harley Sosa Guillén como Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado.
Los indicadores en materia de seguridad de Quintana Roo no son nada halagadores: hasta enero pasado, la entidad se ubicaba en tercer lugar nacional en extorsiones; el tercer lugar con menor cantidad de policías acreditados; y en lo que va del año, el secuestro se ha incrementado  en 175 por ciento, pues en 2013 tuvo 8 denuncias y en lo que va de 2014 ya tiene 22. Estos son sólo los casos denunciados y todos los datos aquí plasmados son estadísticas oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, órgano del que fue titular Monte Alejandro Rubido, justo hasta antes de asumir su nuevo encargo.

Pero esto no es lo único, el presidente de la Comisión de Seguridad de la Coparmex a nivel nacional, Hernán Cordero Galindo, aseveró que los delitos en cuestión  se han disparado en la entidad, lo que fue negado por el procurador estatal, Gaspar Armando García Torres. El problema para el funcionario es que las cifras son oficiales, y a ellas se suma el promedio de más de cinco mil robos tan sólo en la capital del Estado. Y mientras el procurador no ceja en negaciones, el secretario estatal de Seguridad Pública, Bibiano Villa Castillo, tampoco ha tenido aparición pública alguna en los últimos meses. Así de bien está el panorama local.

Por su parte, Monte Alejandro Rubido al asumir el cargo que la Gendarmería Nacional iniciará funciones en julio de este mismo año, que cuentan con 4 mil 887 cadetes aun en formación y  390 mandos. Detalló que de los casi 5 mil elementos, 3 mil se dedicarán a realizar tareas de proximidad, mientras que el resto se enfocará en labores de reacción en puntos específicos de la república. Esto es que las funciones que tendrán estarán relacionadas con el fuero común, como señaló en su momento Manuel Mondragón y Kalb, su antecesor. A ver si de esta manera si se logra alguna mejora en Quintana Roo y en todo el país.

DERECHOS HUMANOS, MUY CHUECOS…

Si de plano no se logrará la certificación policial, pues esperemos que por lo menos la Gendarmería supla con eficacia lo que se ha dejado de hacer por parte de las corporaciones estatales. Y es justo aquí donde toma relevancia el nombramiento de Harley Sosa Guillén, al frente de la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDH)

De las 39 asociaciones civiles que apoyaron la candidatura del ahora ombudsman estatal no volveremos a saber, de eso puede estar seguro el lector; así como nunca antes de la postulación se supo de su existencia; menos aun de las más de mil personas que firmaron cartas de apoyo, mismas que fueron entregadas al Congreso estatal por personal de la Secretaría de Gobierno –según refirieron en redes sociales testigos diversos-; pero la clave ahora estará en vigilar el desempeño del ex subsecretario de gobierno y ahora defensor de los derechos humanos.

Adriana Isla de González, encargada de despacho hasta el jueves pasado en la CEDH, hizo valientes señalamientos, en el sentido de que sigue siendo la Procuraduría General de Justicia del Estado, la dependencia que mayor cantidad de quejas ha acumulado en su contra, pues hasta enero pasado la dependencia acumuló ya 102 casos.

Más aun, la funcionaria, que seguramente se reincorporará como primera visitadora, recalcó que la mitad de dichos casos son por dilación en los procesos legales, entiéndase ineficiencia administrativa, esa que el procurador niega que exista. Así que ahí está el primer reto para el ombusdman, informar mes a mes el avance sobre dichos procesos. A ver si por lo menos lo escuchan, y si él por supuesto no se queda “mudo.”

Como se observa, en los siguientes meses deberemos estar observando cambios significativos en el rubro de seguridad en la entidad, sobre todo considerando que será sede del tianguis turístico de México, en mayo próximo, y que se espera acudan alrededor de ocho mil visitantes, entre touroperadores, agentes de viajes, mayoristas, representantes de líneas aéreas, prestadores de servicios turísticos, medios de comunicación e invitados especiales; para lograr más de 28 mil citas de negocios.

MÁS DE TRANSPORTE PÚBLICO…

Y como la seguridad, el transporte público sigue sin lograr una regulación efectiva a nivel estatal. En esta columna hemos señalado las problemáticas existentes tanto por la mala calidad en el servicio de autobuses urbanos, como los señalamientos con el crimen organizado de los sindicatos de taxistas en la entidad, además del pirataje y lo que los prestadores de servicio llaman competencia desleal de los empresarios hoteleros, que tienen también concesiones federales para transportar a los turistas.

Desde hace meses se ha instalado una mesa que no logra ser coordinada ni por la Secretaría de Turismo estatal, ni por la de Gobierno, esta última a cargo de Gabriel Mendicuti Loría, pues así como en febrero los transportistas federales abandonaron el diálogo, el viernes 21 de marzo lo hicieron la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV), la Asociación de Hoteles de Cancún y la Asociación de Clubes Vacacionales, argumentando el temor “a que el transporte turístico se sobrerregule como en Los Cabos”.

Y aunque el secretario de Gobierno calificó de “protagonismo” la postura de las cámaras empresariales, al final no logra dar resultados efectivos, aparentando más ser testigo que actor clave para la solución del conflicto.

El funcionario aseguró que las negociaciones seguirán, lo que no se observa es que pueda haber una solución al tema. Y sólo por hablar de este tema, está aún está pendiente, el retiro de concesiones a taxistas del municipio de Tulum que se enfrentaron en febrero pasado y que cerraron vías federales, en protesta por la operación tolerada de unidades “piratas”; pendiente adentrarse a los sindicatos para detener a los involucrados con el crimen organizado y pendiente también la invasión de unidades del estado de Yucatán a la Riviera Maya para prestar el servicio de manera irregular. Y así podemos seguir, pero los temas se le acumulan al funcionario, y nomás solución no se observa.

Por cierto, según el periódico El Economista tan sólo “La AMAV aglutina a más de 600 unidades con concesiones federales para servicio de transportación turística de lujo y representa a las agencias de viaje que traen más de 80% de los 8 millones de turistas que visitan Cancún anualmente”, sólo para que se dimensione la problemática.

52 TIROS DE PIEDRA

52 semanas con tiros de piedra, gracias a todos los que alientan la construcción semanal de esta columna. Gracias en verdad… Nos leemos en la próxima, que será la 53.

Un comentario

  1. Muy mala la columna, siempre se dedica en un 80-90% a recopilar noticias, uno que otro dato buscado en internet y empezar con una cita de wikiquote. Nada de análisis o en su caso muy pobre, y el poco análisis que se hace no pasa de lo que cualquier ciudadano indignado en la calle puede expresar. Ojalá mejore mucho señor Julian, tómelo como una crítica constructiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba