Columnistas

Desde la óptica preelectoral

laboladecristal

Se ha dicho y escrito mucho de la implosión al interior de la partidos políticos PAN y PRD en el andamiaje quintanarroense rumbo al año electoral 2015, que debe observarse de manera rigurosa la alternativa junto al temible binomio que significa para sus correligionarios una inquietud constante, porque todavía están en el recuerdo las zagas divisionistas en la pretendida y fallida mega alianza a través de esas dos banderías de oposición al PRI y los pocos medios convencionales que no dieron buenos resultados en el proceso electoral pasado.

Aunque la pretendida alianza, en sus distintas tendencias ideológicas, no ha dejado espacio libre en la lucha electoral, la experiencia en el manejo de la metodología opositora se hace sentir de muchas maneras, como juntar a Dios con el Diablo, para tratar de provocar el desplome priista del régimen en Quintana Roo.

Resulta difícil a cualquier partido de oposición identificar la mano diestra junto con la izquierda en los avatares que sacuden hasta hoy al interior de los partidos PAN y PRD, aunque la ciencia indique lo contrario, -el agua y el aceite no se mezclan-, cómo iba a tener éxito la promoción al voto con una fallida alianza de facto con partidos de ideologías encontradas y, que en la práctica política, no se pueden ver ni en pintura.

Una alianza de facto en la que algunos tildes de la oposición creyeron funcionaría como sistema electoral viable. La utilizaron, sí, para tratar de obtener el triunfo electoral precisamente bajo esa técnica, y que ésta separó a los propios militantes al interior de ambos partidos, porque careció de fuerza de unidad y contenido ideológico, la cual fue inscrita ante el árbitro electoral local, a pesar del descontento de sus propios correligionarios.

maderoyarcilaTan solo fue una metodología inarmónica de meras reglas propagandísticas, de consignas, como las denominaban los líderes nacionales albiazules y aurinegros, Gustavo Madero y Jesús Zambrano, acompañada de una acción, no de seguidores o de militantes, sino que se trató de un armadijo opositor con el liderato por Julio César y Eduardo Martínez Arcila, en partiquino, PRD y PAN en el Estado, con el lanzamiento de dardos represivos hacia sus propios militantes y escasa importancia brindada hacía ellos.

Ese factor represivo aplicado a los correligionarios aurinegros del sur, de parte del líder estatal del PRD Julio César Lara Martínez, y, el soslayo y desdeño a los paniaguados albiazules en el amasijo local, con Eduardo Martínez Arcila, agriándose el PAN de la panadería local, con la aplicación concreta de hacerlos a un lado a la hora de la designación de las candidaturas.

Ahora bien, desde la óptica preelectoral hacia el proceso federal intermedio 2015, por el cambio de ocupación en las curules de San Lázaro, para sostener en pie a una camarilla despótica y carente de luces, se avizora que van a caer nuevamente en el divisionismo y en la confrontación intestina.

Parece evidente a simple vista, cómo esa premonición maliciosa se cuela para fomentar la desmoralización y el ataque despiadado a la militancia del PRD del sur del Estado y, cómo anclas de intolerancia ilimitada, al PAN se le ha visto fraccionado, sin darse cuenta, que rebotan esos ataques o sirven de caja de resonancia.

Y hacen posible con ello un matiz de opinión contraria a la concordia dentro de las filas de los partidos oposicionistas. Golpean así, tratando de encontrar el punto neurálgico de los adversarios del régimen priista, a su unidad política, con el priismo al mando en casi todos los Poderes del Estado y, en su totalidad, en los diez municipios de la entidad.

Los intereses, todos lo saben. No hace falta abundar en ello. Lo cierto es que ese panismo y perredismo degradadoS y sin límite alguno, subsiste de una evolución electoral fracasada, y constituye hoy un hándicap frente a una generación de jóvenes del partido tricolor, que intentan abrirse paso bajo formas de lucha diferentes, pero con unidad, basándose en ejercer políticas sociales como plataforma de triunfo.

De un éxito rotundo fue para el PRI la elección electoral intermedia pasada, como ahora mirando hacía el 2015, con la decisión de los delegados de la unidad priista, al frente con los mandantes gubernamentales, Gobernador y Ediles, pasaron a ser, ser las mejores opciones de los casos electorales, para una gran parte del pueblo y en lo que queda de la magra oposición, que en ese round preliminar para la contienda electoral del 2015, con la estrategia del PRI y sus ejércitos en plena ejecución, desde ahora el tricolor va ganando por 10 puntos a cero, -apuntan los nomios como ganadores a los tricolores-.

E mail: riveroeulalio@hotmail.com

http://laboladecristal-rogelio.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − 13 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba