Columnistas

Desfile en Chetumal

viborianus 4
Ya en nuestra columnilla anterior mencionábamos del día internacional del trabajo, de la celebración de los trabajadores del mundo por conseguir mejores niveles de bienestar, advertíamos del desprestigio en la cual se han sumido los dirigentes de estas organizaciones: por la falta de legitimidad en su ascensión, la ausencia del compromiso con la clase trabajadora, la corrupción vigente dentro de la estructura de las dirigencias sindicales y el servilismo a los patrones.

Con esta parte de las características identificativas de las actuales dirigencias de los trabajadores, para nadie resulta cómodo, ni ofrece expectativas de mejoramiento para los trabajadores, su filiación a esas desprestigiadas estructuras de los trabajadores. Agreguemos las inverosímiles conductas de los supuestos líderes laborales, la presunción de sus bienes patrimoniales bajo la influencia del poder sindical, las desvergonzadas como chocarreras conductas de los hijos ostentando viajes y bienes millonarios. Sin la inserción y cobijo de los bienes de los trabajadores estos líderes no hubieran modificado su pomposo patrimonio.

El desfile en la ciudad de Chetumal, capital del Estado de Quintana Roo, arrancó pasaditas las nueve am, al frente de los contingentes de trabajadores iba la Oficial Mayor del gobierno estatal, Rosario Ortiz Yeladaqui, con el alcalde capitalino Eduardo Espinoza Abupxaqui y dirigentes de las principales organizaciones laborales de la entidad. Algunos dirigentes con domicilio en la ciudad de Cancún hicieron el viaje para estar presentes en la celebración más importante de la clase trabajadora.

Hasta parecían uniformados, en su mayoría portaban camisa o playera blanca y pantalón de mezclilla, al menos quienes encabezaron la marcha, frente al mercado Ignacio Manuel Altamirano, sobre la Avenida Héroes, otros contingentes variaban el colorido de su camisa o playera, diferentes figurantes, para cubrirse de los rayos del sol portaban sombreros y gorras, muchas de las cuales fueron por encargo especial, la importancia era participar… lo hacían con agrado y esmero. Al menos esa fue nuestra percepción.

Para muchos de los desfilantes, nos precisaba un colega, esta será la única ocasión que caminen por la avenida Héroes, porque ni en la etapa del carnaval suelen pasear por la avenida principal de Chetumal. Para los claritos de color, las “chapas” en sus rostros les distinguía de sus demás compañeros de marcha, la coloración de su cara era inminente e inconfundible los efectos de los rayos solares sobre su fisonomía. ¡Bien chapeaditos!

Algunos titulares de las dependencias presidian los contingentes de su burocracia, también disfrutaban el desfile; algunos tan desarmonizados que ni el paso de la tambora de la banda de guerra, con el paso redoblado, podían sincronizar, hacían el esfuerzo y eso es válido. Dio gusto ver a la esposa del gobernador Mariana Zorrilla de Borge, encabezando el grupo laboral del equipo DIF.

Extrañamos no ver a muchos otros miembros de la burocracia en el desfile del 1° de Mayo, pareciera les avergüenza ser parte de la clase trabajadora del gobierno del estado, principal fuente laboral de los chetumaleños. Ni los mencionaremos, pues son muchos y no quisiéramos caer en olvidos e imprecisiones, y pudieran ser más hirientes, pues corremos el riesgo de ofrecer el derecho de réplica por el involuntario descuido.

Como en todos estos eventos, siempre existen quienes se encargan de quitarle el mérito propio al desfile, querer desprestigiar a la clase laboral, intentan apropiarse del evento como si fuera de ellos, de su propiedad, atropellar para quitar a dos personas hasta con sillas de ruedas enfureció a una damita que luego se postró enfrente de palacio de gobierno, para emitir reclamos justos y naturales en un desfile laboral. !Pero que necesidad!

Fueron tres los tipos que se lograron distinguir dentro del grupo de garroteadores, los apellidos o nominativos no los olvidamos: Capeline, Fajardo e Hipolito, quienes detuvieron con sus reprimendas por casi 25 minutos el flujo normal del desfile. Extraoficialmente conocimos de disgusto del titular del ejecutivo, por esa mala determinación, quita éxito a la celebración de la clase trabajadora y lesiona a personas. Hubo garrotazos y una persona ensangrentada. No se vale ese tipo de acciones, todo marchaba bien, para que tres intolerantes desechen la organización. En fin, otra tropelía de estos tipitos. Luego todo prosiguió con el mismo orden inicial. Felicitamos a todos los trabajadores que si se asolearon, refrendan su compromiso laboral.

PD.- La fórmula de Gustavo Madero, como presidente del PAN, y Ricardo Anaya, como secretario, aventajan con tres puntos, 51 contra 48, a la fórmula de Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva. Parametría.

PD.- Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. Pero cuando nos es impuesto la vida es una esclavitud. Máximo Gorki (1868-1936) Escritor ruso.

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba