Diputadas morenas partidas a la mitad

Las diputadas exitosas y trascendentes de Morena, las que se han venido aglutinando después de la caída del PRI en el Estado, tienden a ser partidas por mitad con tendencia a la megalomanía por el poder delirante de superioridad con melodramáticos personajes.

Los que estuvieron luciendo desde el día que tumbaron, -y no cayó-, al diputado de Morena,  Edgar Gasca Arceo, quien se levantó de la lona para vencer a la púgil de su propia bandería, diputada morena, Reyna Durán Ovando, Al final de cuentas solo han pasado por amagues y escarceos en los medios y tribunales sus acusaciones de misoginia.

Huelga recordar que los grupos de Morena, son aquellos tendientes a preconizar a la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, -aun en pugna cupular-, 4 diputadas concomitantes sostienen como coordinador a Edgar Gasca Arceo, sin argumentos para explicar o darle forma a lo que está ocurriendo en la facción parlamentaria de Morena.

Por su parte, con el pensamiento libre y, particularmente, del clásico Club de Tobi, “donde no se admiten niñas”, los coordinadores de las bancadas, PAN, PRI, PRD, Verde y PT, antes se habrían aliado para señalar el camino inequívoco de la diputada de Morena, Reyna Durán Ovando, el cual debía transitar firme y solidaria con el diputado de su partido, Edgar Gasca Arceo, mantenerlo en la coordinación de la bancada y, por ende, de la Jugocopo.

Los coordinadores de la Jugocopo –todos varones- habrían dejado más que marcado el respaldo a la permanencia de Gasca Arceo como coordinador en jefe. Luego, el diputado, Eduardo Martínez Arcila, coordinador del amasijo del PAN fue hecho a un lado por la diputada panista, Atenea Gómez Ricalde, respaldada por el tilde estatal, Pallares Bueno.

Además de la diputada de Morena, Paula Pech Vázquez, firmaron las morenas Érika Guadalupe Castillo Acosta, Euterpe Alicia Gutiérrez Valasis, Linda Saray Cobos Castro, -todas ellas feligreses de Morena- ratificaron a Edgar Gasca como coordinador del grupo parlamentario.

Tres años son tiempo suficiente para intentar el ejercicio de plantearse para legislar, por lo que se trata de un ciclo en el cual quedan claras ciertas cosas que por ceguera propia, -y la de los demás, implica trabajar por Quintana Roo por lo que, en particular, es difícil precisar si lo van a hacer bien o mal.

La historia ha registrado legislaturas por los hechos malos, es el fondo de la olla, -de frijol con puerco-, con una profunda tergiversación de lo que aconteció en el tiempo pasado que al día de hoy se asume con la misma capacidad para falsear el presente.

Se esperaba que esta fuera, ahora sí, la última semana del diputado, Edgar Gasca Arceo, como coordinador del grupo parlamentario de Morena y, en consecuencia, como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo).

El plan con maña consistió en que la diputada Linda Cobos se sumaría al grupo de cinco diputados que apoyaban a Reyna Durán, quien es respaldada por la presidenta municipal de Benito Juárez, Mara Lezama y el líder moral de Morena en la entidad, Rafael Marín. De esa manera, la cancunense ya tendría en total seis votos, contra tres de Edgar Gasca, incluido el propio.

Sin novedad en el amasijo del PAN

Por las formas de entender la compleja ideología del Partido Acción Nacional, PAN, por los cambios propios de cualquier tiempo, se suponía que con el fin de hacer caer la continuidad y sus implicaciones, nomás no sucedió.

La realidad dista a la idea que fueron elecciones internas en el amasijo de la panadería local más inarmónicas que un grupo rockero metiendo la mano los mismos sempiternos actores del pasado y, también del presente.

El regidor con licencia de Isla Mujeres, Faustino Uicab Alcocer, fue candidato “arcilista”, -así le llaman-, se perfiló como nuevo presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional, PAN con base en una cifra extraoficial filtrada desde el interior del blanquiazul así, el continuismo se impondría.

Muy por el contrario, en estos últimos treinta años, la democracia en Acción Nacional tuvo su auge y ahora experimentan claras debilidades. En algunas regiones se podría cuestionar si son más los problemas o las soluciones a las cuales puede responder el sistema políticgo de Acción Nacional.

El eterno retorno pareciera ser la consigna de quien aspire a ocupar cargos de cúpula partidista en el enmarañado amasijo estatal del PAN del patio. En cuestión de horas una persona de muchas luces y amoralidad, como aporte, puede hacerle la vida de cuadritos a cualquier personaje como a Eduardo Pacho Gallegos, quien se atrevió a retar al tilde máximo en el amasijo de la panadería local, Eduardo Martínez Arcila.

Deje un comentario

2 + 20 =