Columnistas

El incierto destino del SNTE

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Chetumal
.

Debilitado al punto de la inoperancia total, la Sección 25 del SNTE tiene una cita con su destino los días 14 y 15 cuando se celebre el 34 Congreso Seccional Extraordinario en el que se elegirá un nuevo dirigente que de inmediato tomará las riendas de la alicaída organización para bien o para mal.

El Congreso que viene es quizá el más importante en la historia del sindicato a nivel local, a pesar de que por los efectos de la Reforma Educativa y el patente descontento del profesorado con su sindicato no esté generando el interés de antaño, cuando asistir a un Congreso era la gran cosa y el tema acaparaba la atención completa del magisterio.

Esos tiempos quedaron atrás. El maestro hoy mira a su sindicato con desprecio y no tiene el menor respeto por quienes conducen la organización, que para variar son y han sido los mismos de siempre.

No es un secreto que la sección 25 del SNTE está dominada por un club de amigos pertenecientes a dos corrientes políticas que han mantenido el poder durante la última década cuando menos. Allí, en “petit comité”, se reparten el pastel sindical cerrando la puerta a sangre nueva e ideas nuevas, y atentando al mismo tiempo contra la democracia que, hipócritas como son, aseguran respetar durante estos procesos de renovación del liderazgo.

panal qroo7Esta vez las cosas pintaban igual. Desde la cúpula sindical nacional se giró la instrucción a las dos fuerzas que mantienen el control del SNTE y de su brazo político, el Partido Nueva Alianza (Panal) en Quintana Roo, para que preparen una elección “tersa”, de “unidad” –ese eufemismo tan utilizado para hacer válido el nocivo “dedazo”– por lo que las cosas parecían estar cocinadas desde hace semanas.

Pero el terremoto que ocurrió en el estado el pasado 5 de junio golpeó directamente a la organización sindical de maneras inesperadas, y los planes de la dirigencia de un relevo planchado de antemano parece que se han ido al caño.

Los aires de la alternancia han llegado también al magisterio, y la base empieza a pronunciarse por una renovación profunda, por un cambio de paradigma dentro de la organización sindical, por rescatar a la Sección 25 de la crónica inamovilidad que ha convertido a su emblemática sede en la capital en un edificio fantasma.

A través de las redes sociales los maestros están alzando la voz lanzando un claro mensaje a quienes serán sus delegados en el Congreso de que no quieren más de lo mismo, de que están hartos de la servil sumisión de los líderes sindicales que son solo monigotes sin criterio propio cuyos hilos son manejados por “los de arriba”.

De seguir por esa ruta, el SNTE se alejará aún más del magisterio, encaminándose a su propia extinción. Hoy, la voz de la base tiene que ser escuchada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − uno =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba