Columnistas

El necesario rescate de una radio pública

Juan José Morales
.

Tras las elecciones en Quintana Roo —que, como se sabe, constituyeron una estrepitosa derrota para el grupo político de Félix González Canto y Roberto Borge Angulo— comenzó a circular por las redes sociales la petición de que se despida del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) a David Romero, titular del principal noticiario de esa red radiofónica propiedad del gobierno del estado, pues se le considera —con muy buenas y fundadas razones—, un comunicador poco ético, parcial y tendencioso, que manipula y distorsiona la información.

David Romero1Ciertamente, David Romero es indefendible. Pero no se trata de un individuo, sino de la personificación de la manera como los dos más recientes gobiernos de Quintana Roo corrompieron, pervirtieron y degradaron el periodismo. Y lo que se requiere en el SQCS no es un simple despido del máximo exponente de tan lamentable situación al interior de esa dependencia, sino devolverle su orientación original, librarlo de ciertos lastres y ataduras burocráticas y lograr que realmente cumpla la función para la cual fue creado.

En pocas palabras: hay que rescatar esa radio pública. Y darle —conforme estipula el decreto de enero de 1985 que le dio origen como un organismo descentralizado del gobierno de Quintana Roo— “una orientación eminentemente popular… siendo sus principios fundamentales, el apoyo a la democracia, la consolidación de la soberanía, el respaldo a la interacción nacional, regional y estatal y la promoción del desarrollo social.”

Dirigido inicialmente por el experimentado periodista y comunicólogo Virgilio Caballero, el SQCS logró en sus primeros tiempos —nada comparables con los actuales— posicionarse como una cadena radiofónica ligada a la sociedad, que cumplía cabalmente los propósitos de informar, educar y divertir.

Me consta, puesto que en aquellos años produje programas de divulgación científica para sus radioemisoras, que el Sistema logró una gran penetración y una excelente acogida por parte del público. Ello fue posible por la calidad de los programas, la imparcialidad y objetividad de sus informaciones y en general por el alto grado de profesionalismo y respeto al auditorio con que se manejaban las transmisiones. Tan hondo caló Radio Caribe en el aprecio del auditorio en aquellos primeros tiempos, por ejemplo, que el día de su aniversario había por el estudio un verdadero desfile de personas que pasaban a felicitar al personal o a llevarles pasteles, bocadillos, refrescos y otros elementos para el festejo.

Todo ello, por desgracia, fue perdiéndose a lo largo del tiempo. Se cayó en el más burdo comercialismo —incluso violando los términos del permiso con que funcionaban las estaciones—, hubo malos manejos, se deterioró la calidad de la programación con el objetivo de aumentar el “rating” a toda costa y, sobre todo, los programas de noticias y comentarios terminaron siendo meros instrumentos de politiquería barata para adular, calumniar, difamar o silenciar, según el caso. Todo ello en función de los intereses de facciones políticas que manejan el SQCS como coto privado.

Por eso digo que hay que sacar al Sistema de ese verdadero abismo en que se encuentra. Para ello, desde luego, hay que poner al frente de él —y de todas y cada una de las estaciones que lo constituyen— a verdaderos profesionales de la radio. A personas con suficiente y probada experiencia, conocimientos y talento para devolverle sus características originales. Incluso hay que rescatar a quienes en sus primeros tiempos supieron conducirlo con gran eficacia pero fueron despedidos o prefirieron una honrosa renuncia. Me viene a la mente, por ejemplo, Enrique Velasco, que —tras haber transitado por Radio UNAM, Radio Educación y el Canal 11 del Politécnico— llegó a Cancún invitado personalmente por el entonces gobernador, Pedro Joaquín Coldwell, para dirigir Radio Caribe.

Como él, hay todavía, dentro y fuera del SQCS, gente con la preparación y el entusiasmo necesarios para rescatar ese valioso bien de la comunidad. Ojalá se sepa aprovecharla.

2 comentarios

  1. Sera una tarea dificil, tomando en cuenta que en estos meses antes de terminar la administracion estatal, acaban de basificar a ocho trabajadores de administracion. Lamentable que Otoniel Soto (el Perro), lider sindical quien sabe de las carencias y que empezo de abajo se haya prestado a avalar eso, a cambio de que se descongelaran cinco plazas, pero con los niveles mas bajos, porque en el caso de administracion fueron los niveles mas altos. claro todo operado por Handall

  2. CLARO QUE ES NECESARIO Y URGENTE SALVAR EL SQCS, REALIZAR UNA LIMPIA A FONDO DE LAS PERSONAS O LOS QUE DICEN SER CONDUCTORES, OPERADORES, DIRECTORES ETC. ES UNA LASTIMA QUE ESTEN AL FRENTE PERSONAS SIN UNA PREPARACION, QUE LOS SACAN DE NO SE DONDE, PROGRAMACION TANTO EN LA TELEVISION Y RADIO, SIN SENTIDO, SIN ALMA QUE LO IDENTIFIQUE. PERO COMO SIEMPRE HA SIDO COMO CONSOLACIÓN O REFRIGERADOR DE POLITICOS HA OCASIONADO QUE EL SISTEMA SE HUNDA, COMO CIUDADANIA EXIGIMOS UN CAMBIO PROFUNDO DE RAIZ, DA LASTIMA VER LAS INSTALACIONES, EL EQUIPO Y PRINCIPALEMENTE A LAS GENTES QUE DISQUE LABORAN COBRANDO DOBLE PLAZA, UNA EL SQCS Y LA OTRA EN DEPENDENCIAS COMO CAPA, AYUNTAMIENTOS, QUE POR SON HORAS EXTRAS. OJALA Y SE LOGRE RESCATAR UNA RADIO PUBLICA Y NO UNA RADIO A MODO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba