Columnistas

El show de Andrés

Golpe de Mazo
Novedades Chetumal
.

El show de telenovela lacrimógena del candidato independiente Andrés Ruiz Morcillo está destinado a seducir a los inocentes que tanto abundan, pero no resiste el riguroso análisis frío del periodismo que se practica en esta casa editorial, donde los falsos redentores son expuestos sin los kilos de maquillaje con los que pretenden ocultar sus llagas purulentas.

El ex alcalde capitalino agrede a dos comentaristas del Grupo Sipse: Gonzalo Hermosillo Martínez y José Angel Muñoz González, quienes han hecho críticas muy certeras que han disgustado a muchas figuras públicas, ya que las verdades no siempre son placenteras y a ciertos políticos les irrita que ventilen ciertos episodios de su pasado.

Andrés Ruiz Morcillo no se desprendió de sus llagas al ser bautizado como candidato independiente en las aguas del río Jordán. Porque siguen frescas en nuestra memoria sus andanzas como alcalde priista que apuñaló al Ayuntamiento capitalino, entregándolo en calidad de piltrafa a su sucesor priista Carlos Mario Villanueva Tenorio, quien asestó otras cuchilladas a la víctima que sigue en terapia intensiva, gracias a los buenos oficios del experimentado Eduardo Espinosa Abuxapqui.

Que nadie se atreva a escarbar en el jugoso negociazo de las lámparas de Leds, porque es campaña negra teledirigida. Que ningún malintencionado ose cuestionar la criminal deuda pública contraída por Morcillo mientras empacaba sus pertenencias, porque es de mala fe. Pero su almohada debe reprocharle estos golpes sanguinarios que dio a un municipio que tanto despreció, revisando su desempeño tan infame como alcalde.

Ahora resulta que el desempeño de fichitas como Andrés Ruiz Morcillo y Carlos Mario Villanueva Tenorio no puede ser tema periodístico porque el hombre se separó de su pasado, reapareciendo como un candidato intachable y tan casto como un tibetano.

La política es para muchos el arte del engaño, y claro que puedes seducir a muchos inocentes, pero la realidad está al alcance de quienes quieran verla, con cifras de espanto, lámparas hijas del fraude, un zoológico convertido en piltrafa y muchos negocios al amparo del poder. Y tu conciencia vaya que no nos dejará mentir, Andrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba