Columnistas

El terror de la violencia no desaparece

viborianus 4

Duele leer y luego ponerse a teclear sobre el principal problema en nuestro país: la violencia. Violencia para robar, violencia para sobrevivir, barbarie para acallar las voces de los estudiantes de Guerrero y Michoacán, hasta la bestialidad oficial del ejército con ejecuciones como las de Tlatlaya, en el Estado de México, sólo ratifican las violaciones de los derechos humanos y la actuación de la milicia al margen del Estado de derecho. La pregunta obligada: ¿Quién gobierna México?

Las ejecuciones en estas entidades, tanto del ejército como de los grupos delincuenciales, son actos aberrantes para una sociedad como la nuestra, estos excesos de violencia no se justifican por ni un lado, sobre todo en casos como los de Iguala donde las policías aparecen como cómplices de los cárteles de la delincuencia, contimás en la ejecuciones extrajudiciales del ejército en Tlatlaya. ¿Cuántas ejecuciones como esta ha realizado el aparato militar sin conocimiento de la sociedad y al margen de la ley?

La pregunta es la adecuada por su pertinencia, pues ejecuciones preconfiguradas por alcaldes o gobiernos municipales, estatales o bien instituciones como el ejército, espantan por lo terroríficas de esas parciales voluntades, para callar las palpitaciones de tantos cuerpos, independientemente de su calidad de inocente o no, pero sin el derecho para realizarlas. En nuestro país ni la pena de muerte existe en términos legales. ¿Cómo se permiten estos islotes de poder para las violentas ejecuciones?

Meter silencio en los medios de difusión para reducir esta información para los ciudadanos, desaparecer de los mensajes oficiales, del discurso el tema de la violencia, no da la significancia de haberlo acabado; borrar la violencia en todos sus matices de los medios aliados no ha reducido la violencia real, por el contrario ha recrudecido el cáncer; no es ocultando la realidad como se resuelven los problemas, merecen atención con una estrategia bien definida y ejecutada para evitar menores riesgos.

Una de las principales responsabilidades de un gobierno en funciones es precisamente la seguridad de los ciudadanos. ¿Por qué el gobierno mexicano no cumple al menos con este encargo? Algunos atrevidos colegas se han llegado a pronunciar sobre la utilidad de estos grupos delincuenciales para los gobiernos en turno. Aseguran… los manipulan para fines personales o políticos a cambio de impunidad, al menos esa teoría defienden en su maléfica propuesta. Un proverbio común nos advierte: “Piensa mal y acertarás”. A nuestros compañeros les vertimos esta sugerencia: “piensa mal hasta de mí”.

Si no cumple con sus funciones nuestro gobierno actual, entonces: ¿qué o cuál es su responsabilidad  en estos terribles actos de violencia? Repetimos la pregunta inicial, entonces: ¿Quién nos gobierna? ¿Será ciertamente rehén nuestro gobierno de la apabullante delincuencia?, de esos espantosos cárteles de la violencia. ¿Por qué una institución con noble prestigio realiza ejecuciones extrajudiciales? ¿Vale la pena el desprestigio institucional como para actuar así? ¿Fue el cumplimiento de una orden? De ser así, la ley no está cumpliendo, pues no aparece el mando quién ordenó.

Comunicado de la Asamblea general Politécnica:

1. Consideramos que la respuesta emitida por el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong es incompleta e imprecisa; además de no estar fundamentada ni motivada de forma adecuada, utilizada como un instrumento mediático para desmovilizar a los estudiantes planteando respuestas sin sustento y sin compromiso para su cumplimiento.

2. La Asamblea General Politécnica se encuentra trabajando en sesión permanente debido a la necesidad de generar procedimientos claros para dar una solución concisa en beneficio de la sociedad mexicana.

3. La Asamblea General Politécnica desconoce toda información extraoficial que no sea publicada a través de nuestros medios de difusión oficial:

a. www.ipn.club

b. www.facebook.com/agpolitecnica

4. La Asamblea General Politécnica se declara completamente apartidista y se deslinda de cualquier organización o fuerza política ante los medios de comunicación nacional e internacional.

PD.- Dice bien un buen compañero: “Hay quienes creen que con ponerse una guayabera blanca ya se recubren de político”, pero obsérvalos hasta esta vestimenta les roña e irrita la piel.

PD.- ¡Felicidades quintanarroenses!, ¡felicidades Quintana Roo!, 40 años de vida libre y soberana.

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 2 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba