Empieza una batalla más

EN ÓRBITA

Marcelo Salinas
@msalinas21
.

Hoy inician las campañas, que se extenderán hasta el 29 de mayo, rumbo a la elección del 2 de junio, cuando se elegirá a 25 diputados locales: 15 de mayoría relativa y 10 de representación proporcional, o plurinominales. O sea, los primeros directamente beneficiados con el voto y los otros favorecidos por un esquema que privilegia el acceso a las mejores minorías.

En la sesión del pasado 10 de abril el Consejo General del Instituto Electoral (Ieqroo) declaró: son 188 candidaturas de mayoría relativa: 85 corresponde a hombres y 103 a mujeres; además, tres independientes, y 50 de representación proporcional: 28 hombres y 22 mujeres. En total, 241 que compiten por esos 25 escaños. Son 10 partidos, algunos de los cuales conforman las dos coaliciones.

Hasta ahí el proceso cumple en tiempo, pero no en forma. No en la deseada. Porque ha habido impugnaciones entre militantes y competidores; descalificaciones entre los mismos aliados; supuestas falsificaciones de firmas advertidas por aspirantes; amonestaciones contra uno o más partidos; filtración de documentos para intentar perjudicar a los aparentes ganadores internos, y graves señalamientos contra los árbitros electorales, como el Tribunal Electoral (Teqroo).

Muchos de esos “escándalos” se le achacan a Morena y sus socios PVEM y PT. Al primero lo sitúan en las preferencias por la experiencia de julio de 2018, cuando arrasó. Por ello llama la atención el desorden, expuesto antes en este espacio, que hoy particularmente se acota a cuatro distritos, todos con cabecera en Cancún: 5, 6, 7 y 8, donde los protagonistas son Reyna Durán, Susana Hurtado, Fernanda Trejo y Gustavo Miranda, respectivamente.

Pero aparentemente en todos estos casos está pesando más la objeción de conciencia, la cuestión moralina, que la propia legalidad. En tal sentido, analizaremos posteriormente qué consecuencias trajo la visita de ayer a Cancún de Yeidckol Polevnsky, lideresa nacional de ese partido, quien invitó a la unidad, con su obvio mensaje a los divisionistas.

Esto apenas inicia. Hemos de suponer que a partir de este día y durante los 44 más que durará la campaña, al “fuego amigo” se le sumará la “guerra sucia” abierta entre los contrincantes, muchos de ellos “viejos conocidos” porque no hay una renovación de la clase política. Así, vemos a quienes ya han sido representantes populares, gobernantes, dirigentes o buscan la relección.

Todo ello, paradójicamente, en plena Semana Santa, cuando solían darse una tregua, algunos tan hipócritamente.

Deje un comentario

4 × cinco =