En la pausa por la Pascua

Estamos en la pausa por la pascua y en espera del advenimiento de un nuevo año electoral, esto a pesar del desafío que ha provocado Morena con su marcha triunfal de afectos y defectos, de aciertos y desaciertos en los derroteros para enrumbarse al próximo proceso comicial. Los “morenos” irán con la conveniencia de dejar ir a unos y de recibir a otros -tránsfugas añorando el reciclaje-.

Es la Navidad 2018 de reflexión. Al inicio del año que asoma se dará -a toque de clarín- el arranque del proceso electoral para el cambio de diputados del Congreso del Estado sobre la base de la realidad del cambio más que esperanzador es para una transformación que impacte con el quehacer legislativo la prosperidad y la legalidad de Quintana Roo y su gente, -con lo que va de lo interno a lo externo-.

Este 2019 estará pleno de cambios, transformaciones y logros, no porque llegarán con la Cuarta Transformación, sino porque el equipo Morena tiene el poder para provocar la derrota nuevamente de los partidos tradicionales en alianza, PRI-Verde-Panal (este ya sin registro) PAN-PRD-MC y a un PES solito (también sin registro) y a los candidatos independientes, otrora, todos, en incordio en el encordado de la arena local electoral.

Morena enfrentará también el próximo combate local electoral contra los partidos estatales, Confianza y MAS, los que tendrían de su lado a los electores quintanarroenses avalados por la propia democracia para darle pelea a Morena quien ostenta la corona triunfal del pasado combate. A quien por sus acciones os conoceréis. –Para aplaudirle o repudiarle-.

Son pronósticos basados en el conocimiento del proceso pasado sobre lo que en éste 2019 los partidos puedan hacer por sí mismos más allá de las circunstancias, más allá o más acá de la fuerza de los candidatos para contender por las quince diputaciones en disputa electoral en las urnas, avalados con el supremo mandato de la democracia, Vox Populi, Vox Dei. –Salve al supremo sufragio-. Más diez curules a “chiriperos” plurinominales designados por el árbitro electoral según posición en las listas de los partidos.

Este 2019 estará repleto de cambios, transformaciones y logros, no porque llegarán por si solos, sino porque tienen el poder ciudadano para apuntalarlos, por lo que los atributos para servir son necesarios al contar con el coraje para iniciarlos y convertirlos en realidad para cambiar lo malo, y lo peor, por lo bueno y lo bueno por lo mejor. 

Para que se reaviven nuevos niveles de -consciencia y consistencia-, serán los resultados de  de elección a un buen diputado integral que pueda combinar el saber y el deber para legislar y atender al pueblo con lo que se impone el sentido de alzar la voz en la tribuna legislativa e izar la bandera de Quintana Roo para que en el actuar haya expresión para reconfigurar lo que ahora se está y no haciendo -y se ha dejado de hacer-, en el Congreso del Estado. 

El concepto de representante del pueblo se expresará en las urnas con la virtualidad de servir y no para servirse, con una actuación legislativa con mayor capacidad y con sentido integral en el hacer y en el servir portando con gallardía el gentilicio. 

Basados en los aspectos anteriores, los nuevos diputados tienen que ser capaces de legislar con nuevos parámetros para que proyecten escenarios armónicos con el pueblo que los eligió, actuar sin la obediencia manifiesta de los mandatos partidistas, más sustentados en la resiliencia para proyectar el futuro, entrega y respeto a quien se deben, -a Quintana Roo y su gente-. 

Los idos y quedados

La democracia afianza el mandato de la decisión en las urnas, ello en un contexto de profundización para otorgar el sufragio a los candidatos de los partidos políticos. Así también las privaciones del voto que han sido crecientes en los partidos Panal y PES, sus cúpulas han estado insistiendo que serán partidos locales, pero enfrentan escollos de participación en el proceso venidero con restricciones legales. Lo único seguro es más sufrimiento por las derrotas en las elecciones venideras por las diputaciones locales. -Si participaran-. 

Mientras la crisis de magra votación avanza mostrándose en los partidos PRI, PAN PRD, Panal y PES, que en distinta forma se manifiesta la derrota multiplicándose las privaciones del voto, por lo que es indispensable insistir en las pretensiones de querer superar cada espacio y cada actividad política para obtener credibilidad ante la población quintanarroense.

De imponer jugar en alianzas, hoy PRI, PAN y PRD, son partidos que atraviesan por situaciones difíciles, con la migración forzada con el deseo para quienes cada vez más acudan a refugiarse a Morena generando un caos de consecuencias político-electorales, verbigracia, los primeros Ediles “Morenos” de OPB, Solidaridad y BJ quienes al inicio de tomar a cargo -A juro-  han sentido las llamaradas de fuego amigo.

En lugar de aflorar lo mejor entre los regidores “Morenos” con la comprensión, tolerancia y solidaridad en el ayuntamiento Othón P. Blanco, iniciaron haciendo lo contrario de slogan “Juntos Haremos Historia”, anteponiéndose a su propio correligionario, el alcalde othonpeblanquense “Moreno”, Hernán Pastrana Pastrana, quien por motivos de salud pidió licencia al cargo por dos meses.

En un acto de resistencia, -quienes tratan de imponer sus reales-, los regidores opositores, María Hadad Castillo, PRI, Cinthya Millán Estrella y Manuel Martínez Valdez, PAN, Manuel Valencia Cardín. PES y Julio “Taquito” Velázquez, Independiente, se han empeñado en utilizar las enormes dificultades por las que atraviesa el municipio capitalino OPB para reforzar mecanismos con el afán de realzar opciones personales. 

Deje un comentario

uno × 5 =