Columnistas

La presión electoral de los gobernadores

A TIRO DE PIEDRA

 

En una época de engaño universal
decir la verdad es un acto revolucionario

George Orwell

Julian Santiesteban

La declaración del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, en el sentido de que han recibido presiones por parte de gobernadores para la integración de los órganos electorales de los estados, evidenció un fenómeno que ha existido durante décadas, pero que se calló por conveniencia y sobreviviencia política.

Córdova Vianello adelantó además que vetará a los candidatos que promuevan los gobernadores para que sean designados como nuevos consejeros electorales estatales, cuestión bastante plausible, sólo faltó, para verdaderamente inhibir las presiones que dijo recibir, evidenciar a quien tales actos ha realizado, en caso contrario el hecho se suma al anecdotario, y no pasa de una lapidaria declaración que, en la vida real, no brinda certeza de rectitud en el encargo.

Los actuales consejeros están obligados a legitimar la institución que encabezan, surgida de las cenizas del extinto Instituto Federal Electoral (IFE), pero además les corresponde por primera vez designar a los consejeros de las 32 entidades federativas. La modificación normativa se hizo, según se dijo, con el afán de quitar influencia a los gobernadores; y la declaración del consejero presidente parece más “endulzar oídos” que inhibir la intención de que mandatarios, partidos, actores políticos diversos y los mismos interesados en buscar una consejería, busquen influenciar la decisión bajo alguna presión, y no necesariamente con la fuerza de la experiencia en la materia.

Además, debe recordarse que la renovación de los 32 consejos electorales estatales serán responsabilidad del INE, pero los recursos para liquidarlos por la no conclusión del encargo los aportan las entidades federativas, independientemente de que antes del 30 de septiembre se renueven 17 de ellos y los otros 15 después del proceso electoral federal de 2015.

Los consejeros Ciro Murayama, Pamela San Martin,  José Roberto Ruiz Saldaña y el mismo Lorenzo Córdova, señalaron la semana anterior que construyen ya la normativa para la designación de consejeros locales, de manera tal que la misma brinde la transparencia suficiente; y que si “algún candidato se presenta como candidato de un gobernador o algún gobernador sugiere algún cargo —por hablar de gobernadores—, pero extendería el punto, si cualquier ente de poder, algún partido, algún gobernador, algún legislador, algún grupo de interés local toca la puerta del INE para hacer una propuesta, sugerencia o indicación, ésta en automático queda descalificada.” Interesante, habrá que analizarlo a la luz de los resultados.

Ahora bien, aunque la declaración hecha por los consejeros se queda “a medias” al no brindar nombres específicos, pareciera encaminarse en la ruta correcta para que la integración de los órganos estatales se integren de manera profesional, para que el mérito y no el favor sean los que determinen la designación, y, en suma, para que la presión no provenga de las entidades federativas…aunque falte por analizar la influencia del poder federal.

Por otra parte, queda claro que la reforma política tiene enormes “huecos” que la normatividad del INE deberá atender, en la medida de lo posible; pero es evidente que, lo que no se logró, es hacer más baratos, transparentes, eficientes y normativamente más claros a los procesos electorales del país. No, esa seguirá siendo una deuda con la sociedad.

Y ya que los sistemas electorales locales, que contempla institutos, tribunales y prerrogativas locales, cuestan al país unos 8 mil millones de pesos anuales la franca declaración del consejero presidente del INE resulta alentadora de que, a partir de 2015, la profesionalización en los estados será mayor; porque el oscurantismo mostrado en los últimos 6 años en Quintana Roo son muestra efectiva de lo que no debe hacerse y, por supuesto, tampoco repetirse…

Si lo anterior estuviere aun en duda, espere el lector a enero de 2015, en que cuatro de los 7 consejeros del Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) concluirán su encargo, verá como pronto encuentran “acomodo.” La construcción democrática no es proceso simple, pero bien valen la pena todos los esfuerzos, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Agradezco sus comentarios al correo gramsci78@hotmail.com y al twitter @julianisaac77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba