En la recta rumbo a la meta

Previo a las elecciones del 1 de julio, un suceso excepcional irrumpió intempestivamente la atención del proselitismo de campaña de los actores que se acercan al final del proceso en OPB, se trató -ni más ni menos- de la llegada a su tierra natal del ingeniero Mario Ernesto Villanueva Madrid, otrora gobernador de Quintana Roo. Ipso facto cundió la algarabía de los quintanarroenses con apego a la causa del querido ex gobernador de Quintana Roo.

En el ámbito del concierto electoral –como en el musical- las connotaciones bemoles y sostenidos son signos conocidos como alteraciones que afectan la sintonía y la frecuencia de los compases reduciéndolos a desafinados tonos inarmónicos. Los que aparecen representados a través de este análisis político de la bola de cristal -con que se mira-, de lo que va pasado en la recta rumbo a la meta del proceso electoral concurrente.

Más que acusar, se asoman protagonistas, antagonistas, excluidos, sostenidos, huidos, tránsfugas, oportunistas, reclamos, promesas, tapadera de baches, colgándose la medallita con la imagen de AMLO. –Punteros, de media tabla y jaloneos de “loderos”, en función de criterios parafraseando acusaciones para denostar al contrario con declaraciones flamígeras y carentes de contenido.

Huelga anotar las premoniciones que con frecuencia han salido al aíre, impresos y compartidos en las redes sociales, aduciendo –y luciendo- a los cinco candidatos a la presidencia municipal de Othón P. Blanco con cabecera en la ciudad de Chetumal, capital política de Quintana Roo.

Fernando “El Chino” Zelaya Espinoza se ha desmarcado de la función representativa popular para dar paso como candidato a presidente municipal de OPB acompañado con distintos grupos de facciones con poderío del régimen actual, PAN-PRD-MC, preocupados por resguardar el dominio sobre zonas de influencia electoral bajo la lucha en este proceso electoral para mantener el triunfo de la alternancia conquistada en el proceso 2016. -Las encuestas perfilan a El “Chino” Zelaya como puntero.

Hernán Pastrana Pastrana, con la esperanza que puede haber comunicación bidireccional electoral con el pueblo othonense en simbiosis con AMLO, quien insiste en valerse del manejo absolutista para profesar su poderío mediante coerción del voto de El Peje, sea también para don Hernán con Morena, con la fe que predica haber sido presidente municipal de OPB en el antaño, dará batalla el 1 de julio..

Manuel Valencia Cardín, con un Pes solito va inmerso en asuntos que conciernen a la colectividad othonpeblanquense. No obstante que el candidato del PES inconvenientemente se “colgó” la medallita con la imagen de El Peje y trae encima reminiscencias de los ayeres cuando fue militante priista, convergente y volvió como priista. Su conciencia liberal se esfuma ante el infortunio del PES, sin anzuelo ni “carnada”.

María Hadad Castillo, pretende la silla municipal othonense pese a la confluencia otrora hegemónica de líderes concertados en el poder con el PRI, -el que fue derrotado en el proceso 2016-, arrebatárosle la Gubernatura del Estado, ahora con priistas dogmatizados para legitimar la continuidad en la presidencia del municipio OPB que contribuye notablemente al indetenible proceso de rompimiento al interior del Partido Revolucionario Institucional, se ve difícil que Mary Hadad suba al podio de ganadores.

Julio “Taquito” Alfonso Mauricio Velázquez Villegas, pretende el sillón municipal de OPB en este proceso histórico en el que deviene la oportunidad de participar como Candidato Independiente, -lo que hace inviable cualquier maniobra electoral fuera de los partidos-. El colapso es sistemático y lo aleja de la posible victoria. No hay aporte para acometer señas de victoria sin un plan electoral a la vista. Difícil que Julio “Taquito” gane el laurel de la victoria que los othonenses otorgarán en las urnas, el domingo 1 de julio.

Por culpa del renegado “Milo” Ramos el Frente perderá la Joya de la Corona

Todo era probable al retratar a “Chanito” Toledo como un ganador, candidato casi único, así la profecía se cumpliría y se convertiría en realidad el día de las elecciones el 1 de julio.

La interacción con esa designación dejó una estela de dramatismo que aún se puede observar hasta el final en BJ, -quién es el protagonista y quién el antagonista-, en qué parte de la trama se encontrará la certeza del voto para ocupar el sillón presidencial del municipio Joya de la Corona y, sobretodo, del desenlace fatal, el caso “Chanito” llegó a su fin, como en la cinta cinematográfica, “Cumbres Borrascosas”, plena de dramatismo.

El asunto fue de referida victoria con la emboscada que le preparó Emiliano Ramos a “Chanito” Toledo a la par con el Ieqroo, el Teqroo y, en consecuencia, con la Sala Regional Electoral de Xalapa y se concretó en el TEPJF, máxima instancia.

Al final de cuentas, el fin de la expectativa se llevó a cabo en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, verbigracia –última instancia- en donde también le cantaron las golondrinas a “Chanito” Toledo, basándose en el parágrafo de la ley electoral estatal que exige cinco años de residencia.

Lo que “Milo” Ramos logró fue sacar a “Chanito” de la jugada a costa de perder la Joya de la Corona. Ni modo. Triunfo roto.

Deje un comentario

Diez + 20 =