La última batalla de Mara y Marybel

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Quintana Roo

La sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) será el escenario del último encontronazo entre la alcaldesa cancunense, Mara Lezama Espinoza, y la controversial senadora con licencia, Marybel Villegas Canché, quien aún no se ha quitado los guantes en la lucha por la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Benito Juárez y que llevó su pelea hasta lo última instancia.

Con todo en juego, los momios de las apuestas están a favor de Mara, ya que la impugnación, rechazada en primera instancia por la sala Xalapa del TEPJF, conlleva un serio riesgo para el partido Morena a sólo días del arranque formal de las campañas.

Los expertos en temas jurídicos electorales advierten que el recurso presentado por Marybel Villegas trae una carga explosiva consigo, ya que pretende tumbar la candidatura de Lezama Espinoza alegando violaciones a las reglas del proceso interno, la principal de ellas, que no se habría respetado el método de selección de candidatos: las cacareadas encuestas.

Y es que Morena definió, efectivamente, dos métodos para la selección de sus candidatos, el consenso (si acaso conocen el concepto dentro del partido guinda) y, en caso de no haber consenso, se optaría por la ruta de la encuesta.

Es evidente que en Cancún -y en casi todos los demás municipios- no hubo consenso, pero también se ha puesto en duda que se hayan realizado las dichosas encuestas, queja fundamental de la frustrada aspirante a la candidatura ante los tribunales.

Ahora bien, si los magistrados de la Sala Superior dieran la razón a la polémica senadora y tumbaran la candidatura de Mara Lezama, desatarían una reacción en cadena dentro de Morena al sentar una clara jurisprudencia que podría terminar con decenas, sino cientos de candidatos guindas fuera de combate.

Porque los cuestionamientos sobre el proceso interno y las muy dudosas encuestas en el partido del presidente no son exclusivas de Quintana Roo, se extienden a lo largo y ancho del país y es un paquete que de ninguna manera los magistrados del TEPJF se querrán echar encima. No querrán ser causantes de la irritación presidencial.

Por ese hecho, es impensable que puedan arrebatarle la candidatura a Mara Lezama, quien, sin embargo, tendrá que redoblar esfuerzos en campaña ante la fuerza de una enemiga interna que no está dispuesta a ceder ni negociar, y ante el crecimiento de un rival con experiencia y que conoce muy bien el terruño.

Deje un comentario

1 × dos =