Las “gracias” de las gaseras y gasolineras

laboladecristal
La difícil situación económica que inminentemente daña a la gran mayoría de la sociedad, es por la consecuencia de una visión errada con la secuela de la alza de precios a los productos de la canasta básica y servicios pétreos de consumo cotidiano, verbigracia, el pollo, huevo limón, -entre otros-, así como los energéticos gas y gasolina.

Economistas y especialistas han venido sosteniendo ante la opinión pública que estamos frente a una compleja y difícil situación, que es la consecuencia de los desequilibrios en materia fiscal y la adquisición de productos y servicios día a día más caros.

También provoca una quiebra a gran escala, con una inclinación para vaciar los bolsillos de por sí horadados de los consumidores, con las características principales de los comerciantes y empresas al despachar los servicios incompletos de forma temporal o permanente, de lo que ha sido anteriormente considerado.

El fenómeno es sólo una descripción del proceso  amañado en el peso de los cilindros de gas a consecuencia de las empresas gaseras que brindan el servicio en Chetumal denominadas, Gas Tomza y Zeta Gas. Aunándosele además de los gasolinazos intermitentes mes a mes, con el despacho de la gasolina incompleto, lo que ciertamente no es un proceso benigno para la economía.

Las autoridades correspondientes en defensa del consumidor, aducen que verifican  de forma constante a las gaseras y gasolineras, pero no pueden acabar ni perecer remediar el abuso cuando se vean más colapsar los bolsillos de los consumidores.

Por el contrario, esas empresas pueden adaptarse y renacer nuevamente al no ser sancionadas para desembocar su empoderamiento en las secciones más marginadas de la sociedad en vías del colapso económico.

Los factores más comunes que contribuyen al colapso económico, además de la escalada de precios de los productos de la canasta básica, los que normalmente provienen de la convergencia de tres factores, la comisión nacional de precios, pesos y medidas, acaparadores y especuladores, el coyotaje, obligando al alza de precios, que en muchas ocasiones son factores que puede ser la causa dominante.

En muchos casos pueden causar tales estragos en una cultura económica que ésta no pueda sostenerse más a sí misma si sólo sobreviene cada año entonces el aumento al salario mínimo que, peso sobre peso, hasta llegar a tan sólo 2, -como los de Bartola-, para pagar el mandado diario, la renta, el teléfono y la luz, y que además alcance para comprarle el alipús al marido, el gas y la gasolina.
La significativa desigualdad en la estructura social puede desembocar más en el descenso de la economía de las clases inferiores por la toma del poder de una élite minoritaria, colapsándose la gran mayoría de los ciudadanos de a pie.

Los grupos que conforman una sociedad pueden también tomar una decisión voluntaria o deliberada para la adquisición o no de los productos y servicios, además de la cultura del ahorro con el estira y afloja con el regateo en el mercado, mientras no se abran las investigaciones de las empresas expendedoras de energéticos, en lo que equivale a verificar en forma constante al peso en kilos y en litros completos, y así se presenten verdaderas verificaciones futuras.

El mejor ejemplo es una sociedad a gran escala cuyos recursos están siendo agotados a un ritmo exponencial y en la cual no se hace nada para rectificar el problema debido a que la Profeco, Procuraduría Federal de Protección al Consumidor, como autoridad vigente, no desea o es incapaz de emprender una persecución al pillaje y el abuso a cielo abierto.

Esas gaseras y gasolineras que sólo funcionan en busca de su crecimiento económico y que los consumidores estén basados, casi exclusivamente, en la adquisición de productos y servicios, incluyendo el pillaje o la explotación de precios, no pueden sostenerse definidamente.

En fin, los métodos actuales de extracción de recursos con el pillaje y el abuso, al no dar los kilos y litros completos y además con el alza a los precios de productos de producción de alimentos, pueden ser insostenibles, aún en el caso de que la filosofía del consumismo y de la obsolescencia en la adquisición o consumo de un número eternamente creciente, sean víctimas del abuso y el pillaje.

E mail:riveroeulalio@hotmail.com

http://laboladecristal-rogelio.blogspot.com/

Deje un comentario

cuatro × dos =