Los factores de la elección

Al Margen

Rubén Vizcaíno A.
Columnistasmexico.com
.

Es un hecho que las campañas a Senadores y Diputados Federales no levantan. Cuando menos hasta ahora en la entidad. A futuro, se especulan muchas teorías: que el factor AMLO hará ganar con holgura a todos los candidatos de MORENA, que los candidatos del gobierno del cambio, en teoría los de la coalición PAN, PRD Y MC, contarán con carretadas de dinero y el respaldo del number one lo que les garantiza una victoria inobjetable y que el PRI y sus candidatos están más fríos que Siberia.

Cada uno de los especuladores respaldan su dicho con discursos a modo. Los de MORENA argumentan con algarabía el recuerdo de las dos contiendas presidenciales pasadas, donde Andrés Manuel López Obrador arrasó en Quintana Roo. Lo cual es verdad. Los aplaudidores de la coalición de partidos del gobierno del cambio PAN. PRD y MC, ponen el antecedente más cercano, el proceso que llevó a Carlos Joaquín al poder y aseguran que la maquinaria electoral está vigente y preparada para festejar un triunfo similar en esta contienda.

Nadie, absolutamente nadie, da medio centavo de posibilidades a los candidatos del PRI, a los que desdeñan, arropados en las encuestas difundidas sobre la intención de voto en Quintana Roo, las que colocan a los aspirantes priístas en un lejano tercer lugar.

En lo particular, no estoy tan seguro de los sesudos análisis enunciados. Creo que hay factores diversos que sumados pueden dar resultados diferentes.

El arrastre de Andrés Manuel es indiscutible. Así lo demuestra en cada visita al estado. La más reciente a Playa del Carmen fue apoteósica. La única hasta ahora que compite y quizás supera la de Cuauhtémoc Cárdenas en su primera campaña presidencial, en la que abarrotó la explanada de la bandera y calles aledañas en Chetumal.

Pero dudo que ese arrastre logre impulsar a sus candidatos a Senadores y Diputados Federales en la misma proporción. Mi tesis es la siguiente: el factor que definirá la elección será la campaña a presidentes municipales. Es ahí donde darán la medida las tres principales coaliciones en esta contienda.

Y es ahí, exactamente, donde las fuerzas políticas cobran fuerza o se debilitan. Nadie, en su sano juicio puede concluir que el mitin de AMLO en Playa del Carmen refleja la intención de voto por Laura Beristain. Tampoco se puede alegar que Don Hernán Pastrana sea el mejor candidato posible en Othón P. Blanco, María Hermelinda Lezama es duramente cuestionada en Cancún por las huestes de MORENA.

El PRI, por el contrario, sigue siendo el único partido político con estructura. Golpeada y reducida por el éxodo de militantes y dirigentes, pero existente sin duda. La nominación como candidatos a presidentes municipales de los dos principales dirigentes de la CROC en la entidad: Martín de la Cruz en Solidaridad y Mario Machuca en Benito Juárez, le aportan al proceso una sólida base y dinero, muchísimo dinero. Que no es poca cosa.

Añada usted el hecho, no la especulación, de que varios de los principales municipios si se toma en cuenta los votantes potenciales son gobernados por la alianza PRI, PVEM. Agregue usted que en otro municipio, Cozumel, con Pedro Joaquín Delbois como candidato, ya se puede anticipar con votación abrumadoramente priísta y tendrá, a mi juicio, un panorama más real.

Y la coalición en el poder, la conformada por PRD, PAN y MC, dónde queda?. Muy cuestionada, creo. En los municipios que gobierna. Othón P. Blanco y Solidaridad, se manifiestan con ventaja. Pero ya no estará Carlos Joaquín en la boleta. Me dicen que resulta paradójico que las encuestas en Solidaridad muestren una aprobación del 80 por ciento a la gestión de Cristina Torres y que en contraparte afirmen que no piensan votar por su reelección el 71 por ciento de los encuestados, en Othón P. Blanco y en especial en su capital Chetumal, el desencanto con el gobierno del cambio es total. Su candidato Fernando Zelaya es amplio favorito, pero no tanto por sus atributos, sino por la pobreza electoral de sus oponentes.

En Benito Juárez, que puede definir las Senadurías y varias diputaciones federales, la alianza gobernante parece jugar a perder. No existe duda que la zancadilla al único aspirante que podría allegarle votos, la de José Luis Toledo Medina, fue, es orquestada, desde el circulo más cercano a Carlos Joaquín. Muy probablemente por el mismo gobernante. No se concibe un mandatario blandengue que le permita a Juan de las Tinieblas pasarle por encima.

 Los ayuntamientos son la instancia más próxima para los electores. Y es en la contienda por las presidencias municipales dónde estará la piedra de toque de esta elección, esperemos el desenlace.

un comentario

Deje un comentario

15 + dos =