Columnistas

Los huracanes del norte

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

Tres políticos no priistas establecidos en Cancún han puesto al PRI en jaque en tres procesos electorales consecutivos a partir de 1999, y todos han sido arropados por el PRD: Gastón Alegre López, Juan Ignacio “Chacho” García Zalvidea y Gregorio “Greg” Sánchez Martínez.

Los tres han sido desafiantes, aunque Greg Sánchez fue retirado abruptamente de la contienda al inicio de la campaña por la gubernatura, acusado de nexos con el narco. Y quedó libre.

El PRI quintanarroense ahora no enfrenta a un personaje con el poderío destructor del Bronco regiomontano que ha desatado el insomnio en todo el cuartel tricolor, estando a un paso de hacer historia como el primer gobernador independiente en nuestra historia.

Aunque Don Gastón, Juan Ignacio y Greg compitieron con la casaca de perredistas, ninguno de ellos tiene esa tendencia izquierdista, confundida por muchos con populismo. Incluso, pueden nadar muy a gusto en aguas blanquiazules.

El PAN tuvo en sus filas a Juan Ignacio, pero lo dejó ir. Porque aceptó postularlo como candidato a la diputación federal por el distrito de Cancún en el proceso de 2000. Chacho derrotó al priista Juan Carrillo Padilla.

En cambio, el panismo le impidió el paso cuando quiso ser candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez, rumbo al proceso de 2002. Este torbellino abandonó el PAN para ser postulado por el Verde Ecologista, derrotando al priista Víctor Viveros Salazar.

Lo curioso: el PRD no ha generado figuras con ese poderío alucinante, pero las ha aprovechado al máximo. Pero ahora el panorama para toda la oposición es desolado, ya que tanto Chacho como Greg tuvieron que colgar los guantes.

Julián Ricalde Magaña quiso ser el relevo, pero su paso por la alcaldía de Cancún lo mantiene calladito, aunque no se vea más bonito. Más vale el bajo perfil, aunque lo debilite hasta dejarlo fuera de combate.

Y en el PAN tampoco cuentan con opciones para ir a la batalla suprema, a menos que fortalezcan a su ex dirigente chetumaleño José Hadad Estéfano. Porque perfiles como el de Alicia Ricalde Magaña son decepcionantes cuando se trata de competir en serio, sin simulaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba