¡Maltrato a mujeres, una constante en Quintana Roo!

Uno por Uno

Ángel Ramírez
(Payoobisponews.com.mx)
.

¡Engendro! Noel Jesús C.S., alias “Rolo”, el sujeto que el pasado domingo, propinó brutal golpiza a una mujer de origen cubano, a quien le ocasionó daños que necesariamente ponen en riesgo su vida.

De entrada le digo, este es un hecho que me indigna, repruebo y condeno, como ciudadano, como ser humano, como padre, no puedo tolerar que alguien golpee a otra u otro, con tanta saña, como lo ocurrido a Adisbel P.N., una mujer dedicada al canto, actividad, constituida en el único sostén de su hija menor de edad.

Máximo cuando la lesión proviene de un hombre, lo que en teoría significa, mayor fuerza física y coraje, ésta barbarie originó inicialmente llevar a Adi, a una clínica privada y posteriormente a un hospital en Mérida, dónde se debate entre la vida y la muerte.

El ataque, brutal, despiadado, lo ocasionó, al parecer su ex pareja sentimental, administrador del restaurante dónde la cantante cubana prestaba sus servicios, en teoría su jefe; pero no solo eso, también es el hijo del dueño del lugar.

No obstante, el ataque se originó en la propia casa de la víctima, ubicada en la calle Lucio Blanco, casi esquina con Universidad, de la colonia Aarón Merino Fernández, de Chetumal, Quintana Roo.

Pasaban las 6 de la mañana cuando el “Rolo” llegó a la vivienda, para golpearla sin piedad; no se sabe aún el detonante que originó el despreciable acto, por el tipo de lesiones, se puede calificar incluso como tortura en contra de la mujer, aunque ni falta hace, el hecho habla por sí solo.

Bajo ningún argumento se puede calificar, lo que este sujeto, vaya usted a saber en qué condiciones estaba, para causarle las lesiones a la cantante, un hecho que conmocionó por demás a la opinión publica de Quintana Roo, más allá de Chetumal.

Muchos son los testigos que vieron al “Rolo” golpear, mancillar, humillar a la mujer que no tuvo la menor oportunidad para defenderse, la ventaja del hombre sobre ella fue brutal; la sacó a rastras de su hogar, desnuda, indefensa, incluso tirada en el suelo, intentó pasarle encima el vehículo que conducía.

Los vecinos llamaron a la autoridad, algunos aseguran que los primeros en llegar, fue la policía estatal preventiva, otros dicen que fue la municipal, hará que esclarecerlo, lo cierto es que la teoría que prevalece es que fue la estatal preventiva que retoma inicialmente el caso.

Y ahí le va lo peor, tan vergonzosa fue la golpiza a la indefensa mujer, como el actuar de la autoridad, la que, en teoría, debió defender los derechos fundamentales de un ciudadano; pero no los de Adi, en este caso, por lo menos hasta ahora.

Resulta, según Osiris de Jesús Ceballos, director de la policía municipal preventiva del ayuntamiento de Othón P. Blanco, que la policía estatal, le entrega al “Rolo” por faltas administrativas, por escandalizar en vía pública.

Es decir, y partiendo de que no lo turnaron a la fiscalía, por los hechos reales registrados y que vieron decenas de ciudadanos, vecinos, la policía estatal preventiva se declaró incompetente, turnándolo a un juez calificador.

El juez calificador, que se infiere, supo de quien se trataba, o por lo menos, que fue lo que hizo, le impuso la multa más alta, histórica, que haya recibido un infractor, llegado a sus instalaciones, de vergüenza sí, de repudio, también.

Se habla incluso, de que hay altas personalidades de los gobiernos, estatal y municipal, que metieron la mano para que esto se diera, liberando hasta ese momento al agresor, no se sabe a ciencia cierta si el “Rolo” está libre, retenido en algún lugar, o huyendo de la acción de la justicia.

Hay tres carpetas de investigación en el caso, la primera contra el agresor por feminicidio en grado de tentativa, la segunda contra el actuar irregular de las autoridades involucradas y la tercera contra el que tomó y difundió a los medios de comunicación, las fotografías de la mujer, desnuda, herida, humillada.

Por principio no acepto, ni participo en el boicot que un grupo de personas quiere hacer contra los dos restaurantes del papá del agresor, para que los comensales se retiren de ellos.

Considero que los padres no pueden ser responsables de los errores de los hijos y viceversa, como tampoco es justo que decenas de empleados paguen las consecuencias del “Rolo”, por muy hijo del dueño que sea.

Tampoco apruebo que la esposa e hijos, familia en general, sean amenazados de muerte, que culpan tienen ellos, entiendo y es natural que la familia lo quiera defender, será la autoridad que aplique la ley, que la despiadada golpiza no quede impune, porque ello, detona más ataques a mujeres.

A Adi, aún hospitalizada se le sigue tomando y difundiendo fotos, nadie le respeta su derecho a la intimidad, mucho menos al sufrimiento de su pequeña hija, que podría estar mirando las fotos de su madre en las condiciones que quedó.

Yo me pregunto, y acépteme ello, ¿Que pudo provocar que un hombre, sin antecedentes de violento, sea el mismísimo demonio?, porque de todos los que me hablan de él, se ven sorprendidos por el actuar de este sujeto.

Simplemente para tratar de entender su conducta, y no hacerle a la defensa del diablo, que en este caso, pareciera real, pregunto, ¿Que originó que un hombre, tranquilo como dicen, y si es lo contrario, no lo sé, actuara como lo hizo?.

Alcohol, drogas, desquiciamiento mental, hartazgo, lo que sea no argumenta sus actos. Lo cierto que en este caso todos, hasta ahora, le han fallado a Adi, el hombre con el que alguna vez mantuvo una relación sentimental, las autoridades que no detuvieron inicialmente a su agresor, y los medios que publicaron las fotos, que la humillaron más allá de la golpiza recibida.

La barbarie no se puede tolerar, bajo ninguna circunstancia, pido desde este espacio, se le haga justicia a la madre, a la hermana, a la hija, a la sobrina, a la ciudadana, al ser humano, para que su agresor, sea hijo de quien sea, amigo del político o de quien usted quiera y mande, esté en la cárcel, pagando las consecuencias de sus actos, nadie más que él debe hacerse responsable de lo que hizo.

Deje un comentario

dos × cuatro =