Columnistas

México, el peor país para nacer mujer

Haydee García

Tras el informe de los primeros 100 días de la presidenta municipal de Othón P. Blanco, Yensunni Martínez, me sorprendió ver la lluvia  de críticas que recibió en las redes sociales; y es que como periodista y como ciudadana, esperaba ver críticas sustentadas en números o acciones concretas relacionadas con su función como capitana de un municipio tan jodidamente golpeado por anteriores administraciones. Sin embargo no fue así, pues la mayoría de las personas, hombres principalmente, se centraron en crucificar a la alcaldesa por su aspecto físico.

Es tan nefasto leer y escuchar críticas de mala leche generadas por un video donde la presidenta se muestra como una mujer más arreglada, con algunos kilos menos, lo cual es de aplaudirse, ya que como mujer sé que no se necesita invertir mucho dinero, pero sí tiempo y amor propio para cuidarse y arreglarse.

Lo más indignante es que la burla va de hombres hacia una mujer, y no es la primera vez que la alcaldesa es víctima de este sexismo machista tan aberrante. Una situación similar ya la vivió cuando el ex oficial mayor del gobierno estatal, Manuel Alamilla, la criticó y sobajó debido a su supuesta poca preparación académica comparándola con un “elote del boulevard”, y digo supuesta porque Yensunni Martínez comprobó que durante la campaña estaba finalizando sus estudios de licenciatura.

Criticar a Yensunni por su imagen, más cuidada, y no por su desempeño como gobernante,  muestra lo peor de nuestra sociedad, una sociedad donde varios hombres que han llegado al poder pagan cantidades millonarias por prostitutas, otros son violadores, golpeadores y absolutamente nadie dice nada de ello. En México se acumulan los gobernadores corruptos e impunes, la lista crece cada cambio de administración.

Ejemplos abundan: Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz, quien estuvo prófugo muchos meses; Roberto Borge, exgobernador de Quintana Roo de 2011 a 2016, años en los que realizó la “venta ilegal de bienes públicos”. El ex gobernador de Chiapas del 2000 al 2006, detenido y procesado en 2011 acusado de presunto peculado, enriquecimiento ilícito y homicidio doloso. Narciso Agúdez Montaño, ex gobernador de Baja California de 2005 a 2011, fue preso por seis meses acusado de delito de peculado, pero obtuvo su libertad en diciembre de 2012 tras pagar una fianza de 31 mil 700 pesos, una burla esto tras el presunto desfalco al erario de más de 55 millones de pesos.

Y así lista crece donde no solo exgobernadores, sino políticos como Félix Salgado Macedonio, quien registró su candidatura como gobernador de Guerrero pese a las acusaciones de violación de cinco mujeres que lo acusaron de abusos sexuales, y aunque al final no logró su registro no fueron estas acusaciones lo que se lo impidieron.

México es un país corrupto y machista, donde son pocas las mujeres que logran tener puestos y cargos tan importantes dentro de la política, y cuando lo obtienen, son severamente criticadas, acusadas y señaladas por burlas de hombres misóginos y muchas veces simplemente por el hecho de ser mujer reciben insultos principalmente a su imagen y calumnias, ya que fundamentos reales no existen. Esto es lo que las mujeres vivimos en México, un país donde el machismo está tan normalizado que incluso mujeres insultan y ofenden a otras mujeres. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 9 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba