No más oles ni “cierren las puertas”

La saliente XV Legislatura emitió la ley #TorosyGallos con toda la pomposidad por el asunto del caso con gravedad y solemnidad dejando mucha gente afectada. El supuesto entendimiento y al hacer ver que se acatarían sus recomendaciones legales consisten en atribuir a los animales características y cualidades propias de maltrato inhumano.

Se aprobó la @LeydeProtecciónyBienestarAnimal que prohíbe corridas de toros y peleas de gallos; y quién puede dejar de conmoverse ante la reiterada tragedia estatal que conlleva por delante a tantos ciudadanos que los dejan sin trabajo.

Sin la Fiesta Brava afecta a ganaderos, toreros, banderilleros, mozos de estoque, monosabios, picadores, músicos, jueces de plaza, impresores, boleteros, taquilleros ayudantes, cubeteros y artesanos, uf, entre otros. Sin las Peleas de Gallos afecta a criadores, comerciantes, empleos formales e informales, entrenadores, amarranavajas, músicos, cantantes de folklor y palenqueros, recontra uf, entre otros.

Creemos que también la emoción en la recta final del trienio les pesa. Y más allá de que hayan hecho lo correcto o tenido las reuniones adecuadas, más allá de que se hayan maquillado los lugares donde el peso de la ley pone fin a las corridas de toros y a las peleas de gallos. La gente afectada grita al unísono en desacuerdo. -Imposible no escucharla-.

Y coincide además que su pronunciamiento desafía los límites de la periodicidad legislativa con la sospecha de realizarse con inmediatez estando por terminar el periodo de sesiones. Habrá que redactarla con calma, con esa calma que no se nos puede exigir, pero que es necesaria para relatar al mundo esa disposición legislativa irritante.

No está demás repetir que la diputada panista, Eugenia Guadalupe Solís Salazar, estuvo encorsetada en el marco de una legislación que no tuvo límites al impulsar la abrogación de la #LeydeProtecciónaPeriodistas, también al levantar la mano para legislar la #LeyCasitas y la #LeydeMovilidad y, ahora, impulsó la #LeydeProtecciónyBienestarAnimal, en detrimento de los ciudadanos que se les corta de oportunidad de trabajo para su bienestar.

Pero son justamente esos límites los que otorgan legitimidad. También los más importantes destinatarios de las leyes, en cuestión, sabrán la alarma que repiquetea bajo los conductos correctos por las demás leyes legisladas por la XV Legislatura.

Quizá la cercanía con los legisladores del pasado no deja ver su importancia, -porque ya se van-. Tejiendo leyes de salida con la emboscada que se sufrió con la XV Legislatura; es sumamente de importancia porque tuvo errores garrafales en contra de la ciudadanía, diputados villanos, los hubo y, banales, también, ellos saben bien lo que estuvieron haciendo en contra del pueblo y su esmero para lograrlo.

Queda la esperanza de la XVI Legislatura entrante el próximo 3 de septiembre –A Juro- ante la Sesión Solemne en el Congreso del Estado. Todo el mundo espera con inquietud que sea expuesta en su forma natural y sin más presiones que las de sus propias reglas y, sin duda, sean dignos representantes del pueblo. –Así sea-.

Deje un comentario

Ocho − 7 =