Columnistas

No se vale la patada si se ayuda

laboladecristal

,

.

.

Novedades Chetumal
.

Luego de muchas frustraciones y descontentos políticos al seno de la política de Quintana Roo, el 5 de junio pasado se impuso el sufragio ciudadano como opción democrática constitucional para lograr el cambio exigido por la mayoría del conglomerado quintanarroense.

El cambio se realizó con grupos políticos, así como la democracia con los sectores de la población, que permitieron a Carlos Joaquín González, junto con la alianza alada al lado, PAN-PRD, triunfar en la contienda electoral estelar por la Corona del Estado contra la poderosa maquinaria del PRI y sus aliados, Verde y Panal.

El PRI y su cognomen –partidos en coalición-, antes habían penetrado en todas las regiones de la entidad. Lo que el 5 de junio ya no sucedió en el municipio sureño Othón P. Blanco, donde se yergue orgullosa la histórica capital política de Quintana Roo, Ciudad Chetumal, surgió la alianza PAN-PRD con el triunfo del candidato capitalino, Luis Torres Llanes.

También con esa alianza ganó la presidencia municipal de Solidaridad, Cristina Torres Gómez, bailío turístico de la costa caribeña quintanarroense. Y, en la Isla de las Golondrinas, porción de tierra dorada rodeada por las aguas turquesa del mar Caribe, el gobierno municipal de Cozumel pasó a ser panista, por segunda ocasión con Perla Tun Pech.

Huelga recordar que el cozumeleño, Gustavo Ortega Joaquín, realizó una voltereta inusitada en el ring tricolor. A punto de empezar la contienda electoral se rebeló al PRI e impulsado por el PAN le ganó la presidencia municipal de Cozumel al contendor priista, “Javicho” Cetina, púgil de su anterior equipo.

Así también se materializaron importantes victorias de diputados del PAN y PRD, con sus ahora adláteres en el Congreso del Estado, Morena y Partido Encuentro Social (PES), por lo que diputados electos y plurinominales se sumaron a la causa aliada ganadora, para completar la mayoría calificada en el Congreso del Estado.

A pesar de los obstáculos infructuosos de los diputados de la bancada priista, otrora al mando en el Congreso del Estado, también perdió la presidencia de la Gran Comisión, otorgándosela al diputado plurinominal de la bancada del PAN, Eduardo Martínez Arcila.

Sin duda aquel evento electoral del 5 de junio de este 2016, demostró la conjunción cívica cuando se logra sensibilizar a las bases sociales en la procuración y preocupación de sus más importantes reivindicaciones, por lo que se hizo posible la histórica tarea para quitar de la gubernatura del estado de Quintana Roo al PRI.

Y en ese camino del cambio los primeros pasos no son como los quintanarroenses esperaban con la alternancia que alejó al PRI, y tampoco se esperaba la inmovilidad parlamentaria que no ha salido en defensa del pueblo.

Por el contrario, como respuesta al pueblo, en el Congreso del Estado aprobó el dictamen legislativo con la mayoritaria de los diputados que se movilizaron ipso facto para que se autorizara el nuevo reemplacamiento de vehículos, aducido como impuesto.

Además los diputados no intervinieron en el injusto despido de empleados burócratas en el gobierno y alcaldías, aducidos al cambio, porque simplemente, según se dedujo, son seguidores y simpatizantes de la ahora oposición priista. A pesar que muchos ayudaron en la campaña del equipo ganador y, con su voto cedieron paso a la alternancia. Recibieron patada.

A otros simplemente se les han aplicado el funesto adagio del dicho popular: “Quítate tú pa’ ponerme yo”. Por lo que se sabe en los corrillos, han despedido de manera injusta a empleados de gobierno.

A los empleados de confianza de los gobiernos del Estado y municipales, se les terminó el contrato de algún cargo menor o mayor. Y ahí sí ni modo, se les aplicó la sentencia: “quítate que ahí te voy”.

Al toque del clarín

Como los analistas acertadamente han señalado que en algunos de los bailíos quintanarroenses se encuentran en un punto de quiebre y, si se aviva más el fuego, será imposible soportarse por más tiempo las llamaradas.

Todas esas acciones unidas a la salida triunfante electoral, conducen a entronizar un sistema abiertamente estrambótico, que no impedirá las protestas que por cualquier vía pacífica los ciudadanos exijan demandando la solución para poner un alto a lo funesto que se cierne sobre su futuro. Al toque del clarín.

La nueva grey política no puede hacer concesiones para evitar que insten a la ciudadanía a exigir la inmediata solución a las demandas que por decisiones poderosas dañen la estabilidad económica de los quintanarroenses. De por sí magra.

Los problemas que confronta el gobierno actual con el de anterioridad, no son distintos de lo que revela la política en medio de las coyunturas que asolan de desconsuelo y descontento a los quintanarroenses.

Sólo se han procurado importantes esfuerzos por encubrir verdades en instituciones de histórico respeto, cuyas razones contrarias mancharía el prestigio del cual gozan.

Aunque con ineludible derecho, los quintanarroenses enarbolan las instituciones del Estado, es también una sociedad dispuesta a batirse pacíficamente con quien se atreva a atacar el futuro de Quintana Roo y su gente. Verbigracia, el 5 de junio.

Los problemas que agobian en el discurrir del cambio, casi siempre, son manifestaciones de antagonismos y rivalidades entre factores políticos que luchan por espacios de poder. Bien sea por conservarlos de cara a posibles reajustes, o por expandir su área de influencia o alcance. Inclusive, como suele pasar en la actualidad con una gran realidad, que aquellos que son producto del asedio externo tienen cabida en el gobierno.

Pueblo abandonado

El régimen usa la táctica del poder en vez de la política, ahora el pueblo quintanarroense representado por los diputados del bipartidismo PAN-PRD y los adláteres, Morena y PES, más los diputados del PRI y de sus aliados Verde y Panal, suman 25 legisladores, que son los representantes populares en el Congreso del Estado. Constitutivamente.

Diputados-congreso1“De tantos amigos míos, ninguno ha venido a verme”, frase tomada del tango que interpretó Gardel, que se aduce en este epígrafe porque el pueblo quintanarroense se encuentra en el abandono por los diputados locales a pesar que el pueblo –al que han abandonado– los llevó al Congreso del Estado, depositando su confianza en las urnas con el ahora sufrido sufragio.

Siendo portavoces de la voz popular y como defensores del pueblo, no se entiende por qué los diputados se han hecho a un lado del pueblo en llamas que se apagaría con el dialogo político.

Ujieres, paniaguados y demás congresistas componentes de la nueva XV Legislatura actúan con intereses compartidos obedeciendo a un solo mandato. Por supuesto que no el del pueblo.

Los diputados como defensores populares propician ideas para la construcción de los acuerdos, posibilitan acercar la solución a las diferencias, potencian la construcción del bienestar colectivo y, sobre todo, se pronuncian por respetar la condición de los ciudadanos, además la ética y el gentilicio. En el caso de algunos titulares extraños incrustados en la función pública quintanarroense.

Se percibe un ambiente de desencanto y descontento del proceder de los diputados que llegaron al Parlamento local, impulsados por el pueblo, ahora en afrenta al poder democrático, Vox Populi, Vox Dei. Porque abandonaron al pueblo con su silencio. Porque se aduce y deduce que son cómplices conmilitones. Soldados propios luchando junto a los que afrentan al pueblo.

Por supuesto, congratula la libertad de expresión de los quintanarroenses, pero han sido maltratados en el inicio del cambio que propusieron con el sufragio en las urnas electorales. Solo se ha evitado el conflicto con mutismo brindándole pleitesía al número uno. A la orden.

Mientras los de la empresa contratada para manufacturar las placas y lo adyacente, están “atacados” de la risa, con el regodeo que no cabe en ellos mismos. Congratulados por haber obtenido semejante contrato. De lo que les pasa y pasará a los quintanarroenses. Ni caso. Ellos en lo suyo. Verdad de Perogrullo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba