Columnistas

A ojo avizor quienes pretendan ser diputados

En medio de la catarsis por montones de basura por doquier en la ciudad de Chetumal, la capital política de Quintana Roo, figuras, variopintos y “morenos” hacen desesperados esfuerzos por crear un ambiente electoral anticipado. –A ojo avizor se vislumbran sus pretensiones.

El electorado no estará motivado a votar por tan solo “poner la basura en su lugar”, -quien fuere y ayude, bienvenido-, verbigracia, el diputado del amasijo de la panadería local, del PAN, Fernando “El Chino” Zelaya Espinoza, de la noche a la mañana se volvió acendrado recolector de basura, -por lo que se aduce y se deduce-, para buscar de su reelección en el proceso electoral que viene.

En el ítem, –seguimiento-, el regidor solitario del PES, Manuel Valencia Cardín, ha disertando sobre la materia de la basura y otros rubros, especialmente en público. El concejal -como PES en el agua- está en un plan justiciero desde su postura en el cuerpo edilicio OPB, le tira a todo lo que se mueve con el fin de alumbrarse ante el electorado rumbo al proceso para el cambio de diputados en el Congreso del Estado.

No obstante, la llegada de la democracia en la histórica capital quintanarroense, cuán voz al unísono clama a no votar por el primero que se ponga enfrente. Bajo reflectores, los que aplican “el madruguete” combatiendo anticipadamente en el sinuoso sendero al proceso electoral que se avecina.

Las organizaciones políticas que no pudieron participar en el proceso inmediato anterior, ahora podrán combatir, como Confianza por Quintana Roo, que podrá inscribir candidatos para el próximo evento electoral para integrarse a la renovada ideología democrática en la búsqueda de una legislatura al servicio del pueblo, rechazando a los que no sirven para servir, pero sí sirven para servirse.

En el camino democrático, el supremo pueblo emitirá el sufragio razonado, libre y secreto, con lo que honra el adagio -Vox Populi, Vox Dei-, y no se puede voltear ver a quienes han sembrado semillas de encono y discordia criticando al de atrás, al de a lado y al de enfrente para exponerlo en la Picota en una plaza al pública.

Honradez y entrega al pueblo serán los requisitos predominantes de los posibles postulados que participarán en las próximas contiendas electorales por las 15 diputaciones de elección popular y, las otras 10, serán para los primeros en las listas de diputaciones plurinominales de los partidos contendientes con la definición del árbitro electoral en el Estado.

En medio de diferentes y fuertes críticas dirigidas al órgano electoral local, basta de votaciones truculentas, -grita al unísono el pueblo-, por lo que se avizora que las próximas elecciones van a estar desalojadas de simuladores y demagogos.

Con frustración se tolera los desmanes del cuerpo legislativo actual y la inoperancia de incapaces diputados por el bienestar del pueblo, incluyendo la de algunos que se denominan plurinominales, -porque no hubo otra opción-.Cuando se habla de reaccionar –el electorado dará su decisión a los que se vislumbra sean de verdadera entrega al pueblo.

Hay diputados que siguen como falsos representantes populares exclamando “yo, solo yo”. Mientras no haya otra opción con el voto democrático, que es la herramienta para cortar cabezas de un tajo, con democracia se votará para la consigna electoral venidera.

Será el final del ciclo de los diputados tinterillos que, -en el caso de la legislatura actual, está entre quienes saben que han engañado y quienes creen que siguen engañando al pueblo que los eligió.

Los quintanarroenses no quieren el mismo sistema manejado de forma simulada. Lo que sí se requiere es la instauración de un nuevo modelo de diputados en el Congreso del Estado con ideas y acciones legislativas para el bienestar del pueblo. Eso no será difícil cuando ya es un periodo legislativo a punto de fenecer. Que no se volverá a repetir, -dicen los que saben de democracia-.

En la XV Legislatura ha sido una verdadera mezcolanza de conflictos que han hecho complejo el ejercicio de las funciones legislativas al no estar preparados para un trabajo con ética y profesionalismo. Los legisladores electos y pluris llegaron ignorando los problemas del pueblo y cargados de necesidades personales con tendencia a beneficiarse con los privilegios del cargo. Consideran que es un premio a su trabajo y de lealtad al partido que los postuló. -Hasta ahí, no hay más-. 

Algunos diputados en tránsito buscarán la reelección porque han querido hacer creer que se les necesita por ser las únicas opciones entre las cuales decidir. Por eso y, más, por los yerros con los que han llevado el trabajo legislativo. El próximo movimiento electoral será apuesta al cambio de actitud de los que integrarán la XVI Legislatura del Congreso del Estado.

Fuera de las maquinaciones y abusos seguirá siendo una elección democrática, según la etimología griega: demos = pueblo y, kratos = gobierno, es decir, “el gobierno del pueblo”, que no caerá en polarizaciones irreverentes de antaño ni en futuras elecciones burdas, llenas de mañas y truculencias.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba