Columnistas

A “pedazos” se cae la imagen de Luis Torres Llanes

Golpe de Tinta

Jesús Amador
.

La falta de resultados, principalmente en la nula reactivación económica, ha provocado que el presidente municipal de OPB, Luis Torres Llanes, pierda a pasos agigantados la popularidad alcanzada en las elecciones del 2016.

A meses de saber si busca la reelección o una diputación federal, el alcalde capitalino debería auto evaluarse porque su administración está hundida en el descrédito y de manera constante es señalada por inoperante y burocrática.

Además de atender la creciente inconformidad del sector empresarial porque hasta la fecha no vislumbran ninguna acción para reactivar la economía de la olvidada Chetumal, Luis Torres también debería escuchar a los otros sectores de la sociedad capitalina que critican el pésimo servicio de la recoja de basura, la reparación de los baches de las calles y la falta del transporte urbano.

La mayoría de los chetumaleños están indignados porque han sido pocas las cosas buenas hechas por Luis Torres en estos quince meses de gobierno. Se resignan a ver que el famoso Cambio sólo benefició a unos cuantos y no en la economía de la gente más necesitada.

Nadie duda de la capacidad política de “Licho” Torres y mucho menos de su tenacidad como buen deportista, pero Chetumal requiere de la experiencia de un político visionario que lo guíe hacia el camino de un crecimiento económico.

Aún con las elecciones “a la vuelta de la esquina”, Luis Torres tiene tiempo para recomponer el camino. Además de cambiar de funcionarios, necesita que el gobernador, Carlos Joaquin, en verdad lo apoye como se presumió en un principio.

Tiempo al tiempo…

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 10 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba