Columnistas

Placeres de infidelidad

viborianus 4

¿No ya fueron suficientes aquellas tierras enajenadas por Antonio López de Santa Anna hace años? ¿Será por naturaleza corrupta nuestra nación? ¿Herencia o insuficiencia? ¿Infancia y destino? La ingratitud de los políticos a una patria infiel por naturaleza. Todas estas rémoras de Santa Ana resucitan en la pequeñez del intento, por la lucidez y comprensión, para tender hilos de donde colgarnos, ante el avasallamiento de los bienes nacionales para unos cuantos.

Esa tórrida como pérfida entrega duele y estas heridas no sanaran con el paso del tiempo, por el contrario seguirá supurando no sólo hedor sino insultos para las progenitoras de todos ellos. Quienes somos heridos por estas reformas cuya finalidad es Nos comentan, en momentos las percibimos como una afirmación, fuentes de considerable confiabilidad: algunos carecen de ese conocimiento.

¿Cuántos veremos, en menos de una década, también aparecer en las ilustres listas de Forbes, como los nuevos millonarios del petróleo?, antes los bienes eran de todos los mexicanos, pero la sinagoga de esos placeres también tiene responsabilidad en cada uno de nosotros, no sabemos o no queremos hacerlo, nadie vendrá a resolver los problemas desde su origen, ¿Apatía? ¿Desidia? ¿Pereza? ¿Obediencia? Si usted nos cuestiona ¿cuáles placeres? Cinismo, corrupción, perversidad, engaño, entre otras delicias propias de la ausencia de convicciones. ¿Cómo traicionar sus convicciones? ¿Quién puede serle fiel a una ramera?

El contenido del artículo 27 constitucional en su primer capítulo, dice, perdón… decía: “La capacidad para adquirir el dominio de las tierras y aguas de la Nación, se regirá por las siguientes prescripciones:

I.- Sólo los mexicanos por nacimiento o por naturalización y las sociedades mexicanas tienen derecho para adquirir el dominio de las tierras, aguas y sus accesiones o para obtener concesiones de explotación de minas o aguas. El Estado podrá conceder el mismo derecho a los extranjeros, siempre que convengan ante la Secretaria de Relaciones en considerarse como nacionales respecto de dichos bienes y en no invocar por lo mismo la protección de sus gobiernos por lo que se refiere a aquellos; bajo la pena, en caso de faltar al convenio, de perder en beneficio de la nación, los bienes que hubieren adquirido en virtud de lo mismo. En una faja de cien kilómetros a lo largo de las fronteras y de cincuenta en las playas, por ningún motivo podrán los extranjeros adquirir el dominio directo sobre tierras y aguas”.

Estos antecedentes intentan ofrecer los elementos para visualizar la mala de fe un grupo de infieles acomodados en el Congreso de la Unión, para legitimar los bienes nacionales a manos privadas y extranjeras, en esa complicidad también están asociados. ¿Si estos personajes hubieran tenido una mejor infancia, sus conductas fueran diferentes? El niño con una autoimagen positiva actúa con seguridad y, cuando realiza conductas sociales, no busca en ellas una constante autosatisfacción, las hace de una manera natural para ayudar al otro. El niño de baja autoestima suele actuar con el propósito consciente o inconsciente de procurarse una aprobación social que mejore su nivel de relación. Un niño con elevada valoración de sí mismo, supera mejor los problemas y no rechaza emprender nuevas tareas.

Tan sólo un ejemplo de las perversidades aprobadas en ese Congreso, hemos observado en nuestro Chetumal, un equipo de profesionales deambula con fines previamente delimitados y localizados, no sólo ubican los espacios físicos sino también a los propietarios de esas tierras para la compra de terrenos ya focalizados, son llamados telefónicamente para establecer citas, a la cual asisten con la representación ejidal y comunal para testificar los acuerdos para su compra.

Los ofrecimientos económicos son generosos, difícil de resistir, les acompaña un cuerpo legal para de inmediato proceder a cubrir los tramites antes las instancias correspondientes, la legitimación de la compra no es alguna dificultad, por el contrario todo lo tienen muy bien controlado, al menos así se manifiesta en los diálogos para las concertaciones. ¿Cuántos personajes coluden y pactan –federales y estatales- esta acción de compra de terrenos, no sólo de playa sino también en los márgenes de las lagunas?

Muchos nos cuestionamos: ¿Quiénes pueden estar detrás de esa anticipada compra y cuáles los intereses? Unos atrevidos propietarios de algunos terrenos, convocados para los ofrecimientos, han llegado a esclarecer se trata de un equipo del congresista Beltrones, ¡Sí!, aquel entusiasmado promotor de la iniciativa para que los extranjeros se constituyan como propietarios de inmuebles y terrenos en playas mexicanas. Se realizaron las modificaciones al artículo 27 constitucional  bajo el infantil “pretexto de acabar con la simulación y el uso de prestanombres para usufructuar los litorales nacionales”. ¡Jijiji y nosotros les creímos…! La reventa de esos terrenos dará grandes ganancias. ¿Será justificable el adulterio?

PD.- “Para creerse infiel es preciso creerse amado”. Jean-Baptiste Racine (1639-1699) Poeta trágico francés.

PD.- El índice de aprobación pública del Sr. Peña Nieto, en México, ha caído al 37 por ciento desde el 54 por ciento, por debajo de la de cualquier presidente mexicano en la historia reciente.

viborianus@gmail.com   Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba