Columnistas

PRD, proclive al declive

laboladecristal

En la aldea local del PRD se preparan a navegar en el mar electoral con débiles velas rumbo al 2015 luego que en las elecciones internas en las que delinean sus prioridades fundamentales en materia de unidad, entre sus férreas tribus con otrora fieros guerreros, siempre en pugna unos contra otros y, todos contra todos, el sol azteca se resquebraja.

El proceso perredista no resultó nada atípico en relación a los que le precedieron, pues el énfasis está siempre puesto en el reforzamiento de confrontaciones y desvaríos, como es lo tradicional en el partido aurinegro.

Tal como se señala en el epicentro de los movimientos telúricos de la rijosidad que los distingue, que han partido al sol azteca en dos, el uno, con los tradicionales líderes que han tomado al partido como rehén y, el dos, como legado familiar, el compadrazgo y en lo trivial.

Rumbo al 2015, año electoral legislativo intermedio, la mitad de perredistas por su parte, se han emigrado al lado de la bandería Morena que, con el efecto Peje, se produce una revisión de la política interna en la que se busca redefinir las prioridades en defensa común para levantar a la alicaída ideología de izquierda.

En Quintana Roo, la aldea perredista local y su serie de tribus, no se han puesto nunca de acuerdo, ello en relación a la denominada aplicación de la ley del monte, con la que se predomina a los guerreros de las tribus más débiles, al de atrás, al de a lado y al de enfrente.

La política del pivote entraña en el PRD añoranzas de haber sido un partido fuerte, lo que ahora no resultaba ya sostenible, y, por si fuera necesario, focalizar un espacio pírrico de unidad al interior, que va como un barco a la deriva, izando velas de otras naves y poniendo mástiles de otras.

Mientras el PRD de Quintana Roo se pasa a concentrarse en la construcción de un entretejido multilateral entre sus varias tribus bajo su égida actuación electoral en la región, cuyo objetivo principal debía ser la contención al PRI, la política de guerreros con “pies ligeros”, de su lado, ha complicado enfatizar posiciones tales como diputaciones en el Congreso local y Regidurías en los ayuntamientos con comandos conmilitones -soldados propios peleando al lado de otros- en contraposición al uso de la fuerza de la izquierda convencional.

El mensaje proyectado es claro, el PRD va a la deriva, proclive al declive, buscando replegarse intencionalmente al lado de la nave tricolor, enfocando el uso y esfuerzo del perredismo en algunas áreas y espacios geográficos, en los cuales tenía primacía competitiva, como lo fue en Cancún y FCP.

Lo anterior implica reconocer que los recursos políticos del PRD resultan limitados y que, por ende, debían estar sujetos a un uso racional los que han disfrutado de un enseñoreado económico en virtud de su capacidad para emitir el perredismo sobre las regiones que se ha asentado para vivir indefinidamente cómodamente por encima de sus posibilidades.

Como bien se ha comprendido, la mejor manera de que las tribus imperiales se descalabren es, precisamente, sobre expeliendo, electoralmente, la costosa presencia de éstas, debiendo redesplegar las velas en varios escenarios electorales de manera simultánea en el 2015, añadiendo que el PRD no podrá concentrarse en las prioridades y que deberá expandir su fortaleza a expensas de propiciar su debilidad.

En días pasados, uno de los interlocutores perredistas puntualizaba el  hecho de que a menudo líderes del PRD del patio, Julián Ricalde y Julio César –entre otros- permanecen impasibles ante una serie de aseveraciones, con escenas violentas al interior, acusados de malas costumbres y que entrañan flagrantes violaciones a la norma estatutaria del partido.

Estas historias reflejan el pensamiento y las pautas perredistas vigentes desde el momento en que surgieron, pero ya va siendo hora de que dejen de narrarse sin hacer la salvedad de que existen otros comportamientos alternativos por los que es posible optar.

E mail: riveroeulalio@hotmail.com

http://laboladecristal-rogelio.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 19 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba