Columnistas

Premian a Carlos Joaquín

Haydee García

Esta mañana el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante su ya rutinaria conferencia mañanera anunció que el aún gobernador de Quintana Roo estará como embajador de México en Canadá, sin duda, es un galardón para Carlos Joaquín González, quien supo jugar sus cartas para obtener este premio.

Hay que reconocer que Carlos Joaquín resultó un  “chingón” para el juego político, ya que no solo será recordado por sus lágrimas en el Congreso al hacer la entrega de su último informe, o por llegar a destronar a su propio partido, el PRI, que gobernó desde la creación de Quintana Roo, haciendo historia con la alianza PAN-PRD, partidos que al final de su mandato desconoció y a los que nunca se afilió.

Cómo olvidar cuando los panistas lo galardonaron en su momento como dirigente de gobernadores del PAN, encabezando la Asociación de Mandatarios de Acción Nacional en sustitución de Francisco Domínguez Servién. En este caso el mejor recuerdo sería que llegó aprovechando el enojo y abandono de los chetumaleños por el gobierno priista.

Fue en su momento un candidato que utilizó como estrategia el odio hacia todo lo que fuera el gobierno priista, y cuando llegó al poder emprendió una cacería de brujas contra todo lo que oliera al ex gobernador Roberto Borge. Sin embargo, durante su mandato Carlos Joaquín no le cumplió a los chetumaleños ni a los quintanarroenses, pues abrió las puertas a muchos foráneos quitando puestos a gente inocente y no tan inocente.

El término chingón se utiliza en México para aludir a aquel o aquello que es muy bueno o que se destaca en determinado ámbito, y vaya que Carlos Joaquín sabe moverse en la política, y aunque el nuevo cargo no es un perfil fuerte, es un premio por ser “chingon”, no buena persona, ni merecedora.

La embajada de Canadá no es como la mayoría, que son consideradas como exilios para quitarse a personajes incómodos. Las representaciones diplomáticas en Canadá son claves en la promoción de acuerdos comerciales, aprovechando oportunidades de negocios en alianzas con diferentes países de América.

El actual embajador de México en Canadá nombrado por AMLO es Juán Jóse Gómez Camacho, quien ha tenido representaciones de México con las Naciones Unidas,así como representante de la Unión Europea, entre otros similares, y ha escrito artículos de relaciones internacionales con política exterior y derecho internacional.

Sin duda, como político Carlos Joaquín ha sabido utilizar a los partidos y hoy coquetea con Morena y su ofrenda fue no interponerse en las pasadas elecciones donde ya se veía la rotunda derrota de la alianza PAN-PRD, contienda en la que sacrificó a su amiga, la ex candidata y aún diputada federal, Laura Fernández Piña, quien se la pasó en una guerra sucia y de señalamientos durante la campaña, ¿estrategia o mal asesoramiento para Laura Fernández?

Carlos Joaquín recurrió a maniobras aprendidas en el PRI —su partido de origen— y traicionó su discurso, impulsado por el resentimiento. Además intentó consolidar su propio partido: Confianza en Quintana Roo, ya sepultado.

Ahora, con un pie en la embajada de Canadá, muchos en Quintana Roo aguardan procesos penales contra más de uno de sus colaboradores, pero es muy probable que sean intocables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba