El PRI renunció a Cancún

Novedades Chetumal
.

Cancún abrazó la oferta de la coalición encabezada por el Verde Ecologista y el PRI –acompañados por el Panal– en los comicios mayores de 2016, cuando fue disputada la gubernatura. Los tricolores habían renunciado al municipio más poderoso del estado, capaz de inclinar la balanza en el Congreso local y con un peso poblacional de paquidermo.

Y aunque el PRI no compite en serio en esta elección, una de sus figuras más destacadas que voló del nido se inscribió en la batalla próxima a iniciar: José Luis Toledo Medina, Chanito, admitido por la coalición formada por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Concentrado en Chetumal y con presencia en gran parte de los municipios, el PRI ha sido en Cancún un partido rechazado a menudo; la derrota del priista cetemista Lino Lara Liceas en los comicios intermedios de 1996 –a manos del panista Antonio Rico Lomelí que le arrebató al tricolor el primer distrito local en la historia del estado– fue el primer aviso que recibió el PRI como señal de una competencia más agresiva.

En los últimos 25 años al PRI se le ha complicado en exceso la batalla por Cancún, pieza mayor que dejó en poder del Verde Ecologista en 2016, admitiendo su carencia de figuras competitivas. De hecho, desde la década de los 70 sus candidatos priistas a la alcaldía  y seguros vencedores eran enviados de la capital del estado, incluido el pionero cancunense Rafael Lara y Lara que en 1996 fue designado candidato por el gobernador chetumaleño Mario Villanueva, breve alcalde de Cancún; Don Rafael había sido su Secretario de Finanzas y de Gobierno.

El aceleradísimo crecimiento poblacional de Cancún debilitó al PRI, derrotado en 2002 por “el Chacho” Juan Ignacio García Zalvidea, quien renunció al PAN para ser candidato del Verde Ecologista a la alcaldía, relevando a la priista Magaly Achach Solís que a duras penas pudo derrotar a la perredista Elba Capuchino Herrera.

Para consuelo del priismo, uno de sus hijos competirá por la alcaldía de Cancún con muchas posibilidades de triunfo, aunque representará al PAN y PRD. Chanito Toledo Medina –diputado federal con licencia– es una de las principales figuras que el PRI dejó ir por el caos monumental que lo envuelve desde su gran derrota en 2016 a manos de otro de los suyos: el gobernador Carlos Joaquín González.

2 comentarios

  1. CHIN… Y SIGUE LA LLORADERA… CARAY…COMO DEJÓ DAMNIFICADOS LA DERROTA DEL PRI Y…SIGUEN SALIENDO MAS Y MAS LAMENTACIONES…

  2. Conforme se dan los eventos y analiza uno las notas previas, te vas dando cuenta que los periodistas políticos del Estado (si se les puede decir así) No son más que meros reporterillos chayoteros, maiceados por el enano gobernador, el aún y siempre priísta CJ Chespirito. De entrada a como van las cosas se nada habrán servido tantas notas pagadas y la alianza de facto entre Abelardo Vara, hotelero y suegro del cocainómano-mujeriego-zangano Chanito (en verdad Abelardo te gusta que cuerneen a tu hija?) y la gente del Novedades pues ya nomas falta que el Tribunal ratifique el acuerdo Instituto electoral del Estado y adiós la carrera política del bueno para nada. Por otra parte, la respuesta de los priístas a la rata traidora fue la más adecuada, contra el candidato de los empresarios mandaron al candidato de los obreros, Mario Machuca, priísta menospreciado y relegado por el gordo y sus amigos, amigos dentro de los que se encuentra el bueno para nada de Chanito.

Deje un comentario

quince + 5 =