Columnistas

Puñalada al turismo en el sur

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal

El inusitado asalto efectuado por un comando armado al corazón turístico del sur del Estado, el Puerto Costa Maya en Mahahual es una preocupante llamada de atención para las autoridades tanto policiacas como gubernamentales, ya que el robo puso en evidencia la frágil seguridad del que es considerado el mejor destino de playas en el municipio capitalino.

cajero robado mahahualY es que como se esperaba, la enorme libertad con la que operan los delincuentes en esta zona de la entidad ha provocado que cada vez cometan golpes más audaces, y en esta ocasión eligieron como blanco el puerto de cruceros internacionales Costa Maya, del que sustrajeron dos cajeros automáticos repletos de pesos y dólares.

De hecho, el robo de cajeros automáticos se convirtió en una moda en Chetumal, que ahora se expandió a la cercana comunidad de Mahahual. Cabe señalar que hasta el momento estos delitos han quedado impunes, pues no se ha dado con los responsables.

Pero más allá de la evidente inseguridad que se está expandiendo como un cáncer maligno en los municipios de Othón P. Blanco y  Bacalar, el impacto de  este asalto a mano armada puede tener consecuencias catastróficas para la endeble industria turística de la zona sur.

Porque si Mahahual –es la joya del sur, el destino del que se parte para promocionar las bellezas de la Costa Maya– se convierte en un blanco de la delincuencia, estaríamos hablando de la extinción del turismo en el lugar, ya que las grandes navieras no arriesgarán a sus clientes en una zona insegura, donde pueden convertirse en víctimas. Conscientes de las posibles consecuencias si no se garantiza la seguridad en la tranquila comunidad, los empresarios turísticos de Mahahual son los más preocupados por este hecho, ya que consideran que si el Puerto Costa Maya, que es zona federal y que cuenta con medidas estrictas de seguridad fue asaltado con tanta facilidad, los hoteleros, restauranteros y comerciantes pueden ser los próximos “clientes” de los delincuentes.

Y tienen razón, porque si los asaltantes siguen gozando de toda la libertad para cometer sus fechorías sin ser detenidos y mucho menos castigados, la actividad delictiva sube como la espuma y puede incluso enquistarse en ese destino turístico y acabar con su crecimiento.

Tal como está la situación económica en el sur, eso simplemente no se puede permitir. Urge que las autoridades de Seguridad Pública estatal y municipal se coordinen con las fuerzas armadas para lanzar una estrategia conjunta que detenga, de una vez por todas, la ola criminal que azota al municipio capitalino, porque de lo contrario nos estamos jugando el futuro, arriesgando a perder lo poco que se ha avanzado en materia turística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba