Columnistas

Reforma política, el derrumbe del mito

A TIRO DE PIEDRA
Julián Santiesteban

.

La desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, en Guerrero, ha tenido impactos en rubros que ni siquiera se hubieran imaginado, pues ha demostrado la inutilidad de la reforma política nacional, y la imposibilidad de que instancias como el Instituto Nacional Electoral (INE) haga efectiva la normatividad apenas entrada en vigencia.

lorenzo cordovaEl consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, en días recientes que el INE no podrá atraer las elecciones estatales debido a que las condiciones para tal fin, previstas por la ley, ya se encuentran rebasadas, refiriéndose básicamente a que el proceso local ya inició, y  la condición prevista para atraer las elecciones es que se haga antes de ello ocurra.

El 7 de octubre del presente año dio inicio el proceso electoral federal, y el 11 del mismo mes inició el proceso guerrerense, y aunque la inestabilidad social se ha acentuado apenas en los últimos días, con la quema de oficinas de partidos políticos, los ataques a oficinas gubernamentales, la renuncia de Ángel Aguirre como gobernador de la entidad y la detención del ex alcalde de Iguala, la situación ya se avizoraba como grave y no se actuó en consecuencia.

Esto, porque el ataque a los estudiantes ocurrió desde el 28 de septiembre, es decir, 8 días antes de que iniciara el proceso federal y 12 días antes de que iniciara el proceso local; y si bien una decisión de esa magnitud no se toma en cuestión de horas, hubo instancias como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) –no precisamente caracterizada por su buena actuación-, que desde el 6 de octubre atrajo el caso de los estudiantes de Ayotzinapa.

Más allá de detenerse en analizar si lo que faltó fue una actuación más efectiva por parte del Consejo General del INE, queda en evidencia la inutilidad de la norma electoral, particularmente en lo que se refiere a la atracción de elecciones, pues es evidente que debiera contener la posibilidad de atracción en cualquier momento, en caso de que la seguridad sea puesta en riesgo.

Aun más, ¿qué tendría que ocurrir para que la autoridad electoral determine la atracción de una elección, si lo que se vive actualmente en Guerrero no es suficiente para tal efecto? Porque Córdova Vianello dijo estar preocupado por la situación en Guerrero, pero además en su discurso al inicio del proceso federal ya había manifestado su preocupación por el clima de inseguridad en el país.

Así, si por una parte los consejeros electorales federales no reaccionaron con oportunidad ante la problemática de Guerrero, y por otra parte la normatividad no permite actuar al Consejo General del INE ahora que se ha dimensionado la gravedad de la situación local, no pueden esperarse resultados alentadores, pero sobre todo la situación evidencia que la normatividad construida y aprobada no está dando los resultados que debiera.

Las leyes son perfectibles, pero nadie esperaría que a menos de cuatro meses de aprobada la reforma político electoral del país –se aprobó el 14 de mayo de 2014-, quedaran de manifiesto carencias como la señalada, particularmente por la situación por la que atraviesa el país.

Las condiciones para atraer una elección son: 1) que existan diversos factores sociales que afecten la paz pública o pongan a la sociedad en grave riesgo o 2) que no existan condiciones políticas idóneas, por injerencia o intromisión comprobable de algunos de los poderes públicos en la entidad federativa. Usted podrá inferir en qué situación se encuentra Guerrero, y los demás estados.

Guerrero debe servir como espejo para todo el país, a estados en donde la criminalidad está más extendida; y debe servir como lección para los consejeros electorales federales, pues está en juego mucho más que su imagen, el cuestionamiento es a esa democracia a la mexicana. Así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 6 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba