Columnistas

Responsabilidad periodística

PUNTO FINAL
Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal

Los medios de comunicación tienen un gran compromiso con la sociedad, el manejo de la información debe ser un asunto de responsabilidad, sobre todo cuando se involucran sentimientos y afectos. Hemos caído en la falsa coyuntura de que si no es escándalo no es noticia, y en ese sentido se tergiversan los hechos para satisfacer la demanda de un público ávido de escándalos.

Un caso ejemplifica el manejo desaseado de algunos medios de comunicación, los cuales, en aras de cumplir con la premisa de que más vale decir una mentira mil veces que venda, que decir una verdad que termine en el bote de la basura, abusan de su labor de comunicar un hecho, aunque no verifiquen antes la información que van a publicar.

Hablamos del lamentable intento de suicidio de una estudiante de la secundaria “Adolfo López Mateos”, quien se tiró del segundo piso de la escuela porque se enteró que tenía epilepsia. Sin confirmar primero la información, ciertos medios aseguraron que el origen de tal decisión era porque sufría “bulliyng” en la escuela, y otros más ya incluso la dieron por muerta luego de ser atendida en el hospital.

Lo que ocurre después es una retahíla de sucesos lamentables, que deben hacernos reflexionar sobre la responsabilidad de los medios con la sociedad, de su comportamiento ético para no lastimar a las personas, sólo porque el público desea saber hasta el más mínimo detalle de la noticia.

Vivimos una de las etapas más oscuras de nuestra historia, así lo testifican la desaparición de normalistas asesinados y desaparecidos, de fosas clandestinas, de políticos coludidos con el crimen organizado, de autoridades que no actúan contra la impunidad.

Necesitamos medios de comunicación con un alto grado de responsabilidad social, su papel es fundamental para construir un mundo diferente, pero es necesario que revisen sus códigos de ética periodística (en caso de que los tengan), porque para bien o para mal, influyen en el ánimo de un estado o del país.

En el caso de la jovencita que intentó privarse de la vida, es importante que los medios de comunicación comprendan que se trata de un hecho delicado, que debe manejarse de la misma manera, para no abonar en una espiral de especulaciones que tienen como fin último vender una noticia, sin pensar en el daño que provocan en la familia de la estudiante y en ella misma.

De ningún modo estamos en contra de que la opinión pública se entere de lo que ocurre en su entorno social, pero los medios deben ser más responsables en el manejo de las noticias. Cuando lo único que importa es competir por la noticia más escandalosa, sin tomar en cuenta que los protagonistas son personas de carne y hueso que sufren, los convertimos en simples objetos de venta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 3 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba