Columnistas

Rumbo al arrancadero

laboladecristal

.

.

.

La nueva dinámica política-electoral en el rumbo al proceso por suceder en Quintana Roo a mediados del año que inicia por el cambio de diputados en el Legislativo, las 11 presidencias municipales y los componentes en los ayuntamientos locales y la Joya de la Corona, la gubernatura del Estado, ha generado expectativas importantes en el conglomerado quintanarroense.

 En el arrancadero electoral al inicio de este año nuevo será un diagnóstico objetivo con las causas de la victoria de la maquinaria tricolor con el diseño de una estrategia política sinónima de unidad con el sentir hegemónico de las mayorías priistas que asumen la correlación actual con el prístino líder político del Estado.

Frente a la maquina tricolor estará una oposición casi extinguida ya que la desolación al interior de esos partidos que se ha ampliado de forma continua y ya debilitada ante el soporte electoral, lo que evidencia una derrota encima en el proceso 2016. 

Visto los acontecimientos y recordando escenarios del pasado, podemos signar la mayor probabilidad de ocurrencia, como lo que acontece en una carrera del hipódromo. No sea uno de ellos en particular, sino una ruta de ocurrencia desde el arrancadero hasta la meta.

????????????????????????????????????

El llamado a los competidores para tomar el arrancadero del hipódromo electoral a la señal del árbitro del INE, con el infaltable ¡arrancan!, los caballos de las cuadras con sus distintivos de uno o varios colores en las casacas de los jinetes corredores conforme el grupo ecuestre que se forma, conforma y, además, con los que se inconforman, estarán listos en la proximidad del arrancadero a la pista para la carrera electoral 2016 con el estruendoso y latente sonido de la “chicharra” campañera.

Y así se verán correr a los caballos con sus jinetes que conforman las distintas banderías políticas en la pista del Estado, los que antes dirán y harán hasta lo imposible para adentrarse en el pensamiento del electorado y tratar de hacerse de los favoritos y se apueste por ellos.

Los caballos de la cuadra tricolor en la pista electoral estatal son de los favoritos que aún conservan su estado original como primera fuerza en el Estado con su alineación y conjunción, lo que les permite el paso a los equinos tricolores, arrancar a todo galope y bajo cualquier condición climática política.

Es en los vestidores del equipo tricolor donde los jinetes se preparan para la competencia elevando sus oraciones al cielo pidiendo no sufrir percances y obtener el triunfo en la meta, ello en espera de su previa certificación oficial para ser elegidos como jinetes para la monta de los caballos que competirán en la carrera electoral que culmina en la meta el 5 de junio del 2016.

De ahí, la variedad de los caballos serán conducidos a galope tendido, los habrá, “punteros”, “loderos”, “colas” y uno que otro “pajarero”, hacia la mejor oportunidad para que el elector decida su preferencia en la justa electoral venidera, donde todos los ejemplares quedan a la vista. Mientras cada equipo ensilla y “encasilla” a sus representantes.

Todo un ritual hípico vigilado por el juez electoral oficial, mientras desde las alturas durante el monitoreo de la carrera electoral, desde el arrancadero hasta la meta, otros jueces están listos para cerciorarse de que cada contendor cumpla con el reglamento.

De los participantes que se encuentran en el arrancadero vestidos a la usanza de costumbre –azules y amarrillos–, con jinetes conservadores y caballos “desbocados”, a quienes casi nadie apuesta por ellos, pero quienes asumen la responsabilidad de ubicar al binomio jinete-caballo en la posición de partida en el arrancadero hacia la pista.

Uno de los premios más codiciados por los equipos participantes es llegar a la meta como ganador de la carrera es el hándicap estatal por la gubernatura del Estado, pero es el círculo de briosos caballos y alazanas tricolores pura sangre, quienes competirán con equinos escuálidos, cerreros y jamelgos como contendores opositores, los que sólo van pegados como binomio ganador y son quienes reciben algún premio de consolación.

En distintos niveles arranca la carrera con 10 caballos y sus jinetes con distintos logos y colores; los habrá tricolores del PRI, azules del PAN, amarillos del PRD, turquesas del Panal, verdes del PVE, naranjas de MC, -junto a ellos el “pegote” rojo del PT- y, se les aúnan en el arrancadero los tres partidos recién nacidos, el águila dorada de Morena, junto con dos nuevos participantes, con vestimenta en color negro, el PES y de color salmón, el PH, los que según los momios que se avistan en el tablero electrónico, se pronostica que los caballos nuevos llegarán a la meta como “colas”.

Un próspero Año Nuevo

Iniciando el año nuevo radica la posibilidad de avanzar y triunfar sobre los problemas que nos agobian con la intención sana y positiva que tengan nuestros actos. Por eso podemos proyectarnos con esperanza y energía hacia el año que comienza, porque es innegable que hay una mayoría de ciudadanos y ciudadanas de buena voluntad deseosos de vivir en prosperidad, paz y armonía.

Promisorio y venturoso Año Nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba