Señor Gobernador: ¡sea serio, por favor!

AL MARGEN

Rubén Vizcaíno A.

Lo primero a destacar en este espacio de opinión, es la intención manifiesta de Carlos Joaquín en materia de seguridad pública en la entidad, reflejado en el cumplimiento del mensaje semanal a las familias quintanarroenses en este espinoso asunto.

Lo segundo es lamentar lo absurdo de la argumentación en el mensaje más reciente. Encuadrar ese mensaje en el pretendido “saldo blanco” de las fiestas de carnaval, minimizando los 15 asesinatos registrados en la zona norte durante ese periodo, es una aberración.

Más lamentable, es el hecho de que en su video-mensaje, Carlos Joaquín reconoce que el video de la ejecución de tres sujetos en Cancún, fue captado por las cámaras de seguridad del Estado. La difusión de ese video y de otro captado y difundido por un policía, de la agonía de una de las víctimas, ya ha sido debida y ampliamente cuestionado por Carlos Barrachina, experto en temas de seguridad, quien señala que esa difusión es violatoria de la ley.

Es, además, contraproducente, ya que pareciera una exaltación de la violencia y de los delincuentes, así como de la impunidad que los acompaña, ante la falta de capacidad de respuesta de las autoridades.

Mucho, pero mucho más preocupante, es la versión del mandatario en su mensaje. Afirmar, como lo hace, que los sicarios persiguieron a sus víctimas desde el aeropuerto de Mérida hasta el centro de Cancún (más de 300 kilómetros), sin que estos se percataran, me parece insostenible, por decir lo menos.

Esa versión implicaría que los sicarios conocían la ruta exacta que seguirían sus víctimas. Ni que decir que no dudaron en internarse en el feudo de seguridad de Luis  Felipe Saidén, el implacable y eficaz jefe policiaco de Yucatán. Además, el apunte que hace Carlos Joaquín, en el sentido de que esperaron llegar al centro de Cancún para perpetrar el atentado, con la intención manifiesta de afectar la imagen del principal destino turístico del país, no aguanta la reflexión responsable.

Es coincidente la opinión de los expertos en la materia en el sentido de que los últimos interesados en “calentar” la plaza y afectar el flujo de dinero, son precisamente los grupos criminales. Les reduciría sus ingresos derivados de la extorsión, el cobro de derecho de piso, robos y secuestros, por mencionar solo algunos ejemplos.

Reitero mi convicción personal de que Carlos Joaquín no solo delega responsabilidades, sino que apoya y cree en sus funcionarios, sin importar que sus reportes, como en este caso, resulten absurdos.

Por eso el atento reclamo: en materia de combate a la inseguridad, ¡por favor!, sea serio y si es posible inteligente, señor gobernador.

2 comentarios

  1. Mi teoría es que CJ, el fiscal y el Capella son los que protegen a los delincuentes, hay dos partes, los que protegen la plaza y que estaban desde hace tiempo y los que están entrando desde que CJ tomó el poder
    Sólo hay que ver desde cuando emmpezaron los enfrentamientos, cuando agarrarnos Doña Lety y la ola de impunidad , ya la autoridad no escucha a la ciudadanía, incluso se está empezando a aplicar justicia por propia mano, claro, eso le conviene al gobierno porque al no levantar denuncias, sus números son más alegres, el problema es que todo a costa de la impunidad institucionalizada.
    Esperemos las elecciones de Junio, cuando CJ pierda el congreso, la federal entrará con fuerza y ahí que se agarren porque que entonces si, como decía CJ, QUE LOS DECAPITEN por ojetes

Deje un comentario

4 + tres =