Columnistas

Sí tenía dinero el ayuntamiento de OPB: descarada administración

Haydee García

A poco más de dos semanas de que termine la fracasada presidencia municipal de Otoniel Segovia Martínez en el Ayuntamiento capitalino de Othón P. Blanco, regidores decidieron denunciarlo ante el Órgano Interno de Control por irregularidades por más de 100 millones de pesos, una cantidad bastante obscena sobre todo en un municipio cuyos funcionarios presumen vivir en austeridad y ser representantes dignos de la Cuarta Transformación, cuando en realidad son sinvergüenzas y bandidos por robar dinero del pueblo que se hunde en la miseria.

Los regidores  Mary Hadad, Cinthya Millán Estrella, Manuel Martínez Valdez y Wilander Javier Tun González, solicitaron a la Contraloría Municipal una investigación completa de las quejas presentadas con anterioridad sumándole nuevas denuncias, esto a menos de un mes de dar por terminada la administración, donde con todo el descaro Otoniel Segovia ha dicho que quiere ser diputado local en el 2022 y es tanta su desvergüenza que por ser del partido Morena cree que puede seguir en puestos públicos sin trabajar.

El trabajo del presidente municipal ha sido tan malo, que hoy en día no solo las comunidades rurales, sino la misma capital está en un abandono total en servicios públicos municipales, en infraestructura. Y qué decir de los mercados, parques y demás. Tal pareciera que la capital tuvo varios años de retroceso, pues no hay ningún avance en el negativo período de Otoniel Segovia, quien pretende excusarse como muchos culpando de la situación a la pandemia, pero el municipio ya padecía problemas antes del COVID-19 que incluso sirvió para desviar la atención.

La regidora independiente Mary Hadad es de las pocas que han tenido el valor de no quedarse calladas y evidenciar a Otoniel Segovia, incluso en su deprimente informe de hace unos días, el cual fue virtual, pero el aún presidente municipal vive en su burbuja guinda representando a Morena en tierra de nadie.

El equipo de directivos de Otoniel no sufrió ninguna sanción ni los servidores públicos relacionados con la devolución a la Federación de recursos del Fondo para la Infraestructura Social Municipal por más de 7 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2019, así como 10 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2020. Así lo ha manifestado Mary Hadad, quien ha sido una piedra en el zapato para el descarado Otoniel.

El primero de octubre tomará posesión de la presidencia municipal Yennsuni Martínez, ex síndico, quien conoce a la perfección todo el desfalco del ayuntamiento, por lo que deberá tomar acciones ya que no solo hay adeudos de pagos a los trabajadores.

Hay un enorme problema con el basurero a cielo abierto, situaciones de corrupción y abandono. Y si Yennsuni Martínez no hace nada, quiere decir que fue parte del problema.

Sin duda los más afectados, como de costumbre, son los ciudadanos, porque mientras estos servidores públicos se dan el festín, el pueblo vive de aplausos y milagros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 4 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba