Columnistas

Siete veces a la baja, la reforma que viene y el segundo informe de EPN

A TIRO DE PIEDRA

La libertad política es la condición previa del desarrollo económico y del cambio social
J.F. Kennedy

Julian Santiesteban

A menos de un mes de realizarse el segundo informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se han logrado todas las reformas impulsadas por la presente administración y que han sido señaladas como “fundamentales” para el desarrollo nacional; en contraparte, en ese mismo periodo, siete veces se han modificado a la baja los pronósticos de crecimiento económico del país, mientras casi 120 millones de mexicanos espera los beneficios de los cambios aprobados por el Legislativo del país.

El 1de septiembre de 2013 Peña Nieto envió al Congreso federal su primer informe, y al siguiente día, desde Los Pinos, dirigió un mensaje a la nación en el que destacó la firma e instrumentación del llamado Pacto por México, muerto apenas unos meses después; además de lograr la reforma educativa, la de telecomunicaciones y la financiera.

Para el segundo año podrá destacar además la político electoral, la energética, la hacendaria, y en general el presidente ha propuesto ha propuesto 57 iniciativas, de las cuales han sido aprobados 34 proyectos, entre los  se incluyen cuatro paquetes de reformas constitucionales: la reforma educativa, la reforma en telecomunicaciones, la reforma energética y la reforma financiera.

El periódico El Economista señaló hace unos meses que “su antecesor (de Peña Nieto), el panista Felipe Calderón, propuso durante el mismo periodo (los primeros 17 meses de administración) 38 iniciativas, de las cuales, 19 le fueron aprobadas en ese mismo lapso, y 15 más le fueron avaladas en el resto de su sexenio (dando un total de 34), mientras que dos quedaron pendientes de procesar y dos más fueron desechadas”, así que por apoyo u “obediencia” no puede quejarse.

Enrique Peña Nieto virtual ganador de la Presidencia de la República en conferencia de prensa donde presentó a tres coordinaciones en su equipo de pre-transición, se trata de Luis Videgaray quien encabezará la Oficina de Políticas Públicas; Miguel Ángel Osorio Chong estará a cargo de la Coordinación de diálogo y acuerdo político; y Jesús Murillo Karam será el responsable de la Coordinación de Asuntos Jurídicos para la defensa del voto del primero de julio. 11/07/12 Foto: Germán CansecoAun desde la campaña presidencial de Peña Nieto, fueron visibles dos pilares sobre los que se fundaba su fortaleza y a la postre así ha sido en la administración, dichos pilares son el político, encabezado por el “agazapado” y cada vez más visible secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; y el económico, encabezado por el muy visible y cada vez más “agazapado” secretario de Hacienda, Luis Videgaray y Caso.

Y es que, por múltiples razones,  el éxito político presidencial y el retorno del control desde el centro no ha sido acompañado con la bonanza económica; muy por el contrario, en los dos años de administración de Peña Nieto se han tenido que ajustar a la baja los pronósticos de crecimiento en siete ocasiones; y si ello no fuera suficiente el lunes 4 de agosto fue ampliamente difundido el pronóstico que hiciera la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) la cual también redujo la esperanza de crecimiento para México de 3.0 a 2.5 %.

En términos llanos, el crecimiento económico a la baja significa que no se cuenta –ni contará- con los recursos para solventar las enormes necesidades nacionales, por lo menos durante todo 20014; y todo esto ocurre justo en la coyuntura en que se ha puesto también en la agenda pública nacional la insuficiencia del salario mínimo para satisfacer las necesidades mínimas de los mexicanos.

Así que, con ese contexto nacional, se arribará al segundo informe de gobierno en septiembre de 2014, en el que escucharemos sin duda los avances alcanzados en materia de reformas; aunque los “avezados” políticos insistirán en que los beneficios de las mismas comenzarán a palparse, por lo menos, en dos años más, y algunos de ellos ni siquiera llegarán en la presente administración federal.

Todo lo anterior, por cierto, en la víspera del inicio del proceso electoral 2014-2015, en el que se renovarán las curules del Poder Legislativo federal, y en el que es fundamental que el partido del presidente, el Revolucionario Institucional (PRI), mantenga la mayoría del Congreso, a riesgo de perder los avances reformistas alcanzados, así que nada raro sería que algún destacado secretario de Estado fuera enviado como legislador, para evitar que las reformas no se caigan, tal cual sigue cayendo la imagen presidencial, que se ubica por estos meses por debajo del 50 por ciento de aprobación…esperemos pues unas semanas.

LA REFORMA QUE VIENE…

Una vez logradas esas reformas señaladas de “prioritarias”, sigue el turno a la primera que tendrá un impacto económico, político y social inmediato para uno de los sectores más olvidados por todos niveles de gobierno en todas las administraciones del país; me refiero por supuesto a la reforma al campo.

peña nieto y campesinosLa última gran reforma en este rubro fue impulsada por Carlos Salinas de Gortari, en materia de posesión de la tierra, pero Enrique Peña Nieto planteó desde su campaña el objetivo de lograr la seguridad agroalimentaria; logrando una mayor producción agropecuaria y satisfaciendo con ello el hambre de amplias regiones del país. Objetivo bien visto como políticas transversales con estrategias como la Cruzada Contra el Hambre…ya sólo falta que se logre.

Y esto porque amplios sectores productivos del país se sienten abandonados, desde los productores de manzana de Chihuahua, hasta los productores de maíz del centro y los ganaderos de entidades como Tabasco, que encuentran en el discurso presidencial la misma dinámica de todos los sexenios: mucha política y discurso, pero poco resultados; además de que la reforma al campo debió iniciar desde enero de 2014, de acuerdo a lo comprometido por la administración peñista y los tiempos que se había puesto el Legislativo.

Lograr a partir de las reformas un verdadero impulso al campo mexicano es importante no sólo por los evidentes beneficios sociales que tendría, sino porque los potenciales impactos negativos a nivel político son también enormes, particularmente porque en el campo se ubica ese sector de votantes llamado “voto verde”, el que suele ser leal al PRI y cuyo comportamiento pudiera alterarse si no se perciben beneficios tangibles.

El proceso electoral inicia en octubre de 2014, y antes de que concluya este año debe quedar aprobada la reforma al campo; y de ahí a las elecciones del 7 de junio de 2015 son seis meses más; así que el Ejecutivo y el Legislativo deberán ser cuidadosos del manejo del discurso y las expectativas que generen, y no salir al final del proceso reformatorio con que los beneficios se verán también hasta dentro de algunos años, con un sector primario nacional que no aguanta ya los embates de la mala economía y la inseguridad mexicanas.

De los 230 diputados federales con que cuenta el PRI en el Legislativo federal, cerca de 90  están directamente vinculados al Sector Campesino; es decir el 40 por ciento; y en general la mayoría de las organizaciones campesinas están afiliadas al PRI; y los dirigentes de las mismas han señalado que ya no es tiempo de hacer “diagnósticos”, sino de avanzar de manera efectiva en una reforma que les beneficie, luego de un modelo económico que durante más de veinte años ha ocasionado una contracción de la actividad primaria en el país.

Para decirlo claramente, no se requieren más discursos ni política; y mucho menos líderes “charros” que avalen medidas de “maquillaje”, sino medidas efectivas que aligeren la pesada carga de quienes brindan a este país, lo que diariamente se come.

MUCHA POLÍTICA…

 Los ánimos comienzan a caldearse en la víspera del inicio del proceso electoral 2014-2015, al igual que en todo el país. Algunos partidos parecen distraídos y convulsos internamente: el de la Revolución Democrática (PRD) que renovará dirigencia nacional justo en el mes que inicia el proceso electoral federal, y Acción Nacional (PAN) recolectando firmas para avalar la consulta por el incremento salarial en el país.

El PRI, en contraparte, parece estar preparando estrategias que le permitan sortear algunas temáticas complejas derivadas de la reforma política aprobada hace unos meses; se rumora por ejemplo que creará un Comité de Designación, que señalará claramente cuáles distritos del país serán ocupados por candidaturas de mujeres; y además algunos ajustes que deberán hacer a sus estatutos en materia de candidaturas independientes… al tiempo, que en Quintana Roo ya hay posibles candidatas y candidatos esperando dichas modificaciones.

Por último, un llamado a la paciencia nacional, pues en las siguientes semanas, como señalados en la columna de la semana pasada, sólo escucharemos supuestos logros alcanzados, y supuestos logros a alcanzar; esos que no se observan desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Aquí le dejo notas, como siempre, que ampliarán su criterio sobre lo expresado por el escribiente.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba