¿Y el teléfono del gobernador?

En pleno siglo 21, hoy jueves fui testigo de un caso insólito en extremo.

Durante cerca de hora y media, busqué con sumo interés el teléfono celular de Carlos Joaquín González, el gobernador del Estado.

Me llamó la atención que no lo tuviera a la mano he hiciera uso de él, como todos los los comensales que le acompañaban, incluyendo a Aidé Serrano, Vocero del Estado.

Os juro que agudicé lo más que pude la mirada periférica y ni así pude dar con ese aparatito, que hoy hasta un humilde paletero carga pegado a los oídos.

“No puede ser”, me dije en varias ocasiones. 

“En algún lugar ha de tenerlo”, pensaba mientras disimuladamente le recorría de los pies a la cabeza.

Y nada que lo encuentro. 

“A menos que lo tenga escondido entre los calcetines…., porque por otro lado no lo veo”, fue un pensamiento que cruzó por mi mente al final, cuando estaba a punto de rendirme.

Carlos Joaquín es de cuerpo esmirriado en extremo. Todo lo que lleve en las bolsas de la camisa y los pantalones, se le nota a leguas.

Estoy seguro por lo tanto que en sus bolsas no estaba ese aparatito que a todos nos acompaña hasta cuando estamos en el baño.

Me asombra en extremo que un personaje como Carlos Joaquín se mueva como Pedro por su casa sin un teléfono en las manos.

Los dos gobernadores anteriores, por encima de todas las cosas, solían centrar su atención permanentemente en el teléfono. Lo traían prácticamente pegado en la mano.

Tanto así, que había momentos en que era peor que una mentada de madre la falta de interés para la persona que en ese instante “dialogaba” con ellos.

La verdad, quedé asombrado de que CJ no hiciera uso de un teléfono durante el tiempo en que presidió el desayuno con los periodistas.

No es un detalle menor, aunque llegara a parecerlo.

6 comentarios

  1. y cual es el punto de tu comentario? que no lleve celular para prestarle la atención a las personas con quien está o que lo lleve para que solo este pendiente del aparato y no le haga caso a los que le rodean. estas como el gato de angora….

    1. Obviamente está destacando está característica del gobernador de concentrarse por completo en sus deberes sin el distractor del celular

  2. Y que es mejor, que esté pendiente del cel y al final te resuelva o que esté pendiente y luego te mande con sus achichincles a dar vueltas y no te resuelvan nada? Tal vez a ti que eres periodista te den chayote y por eso hablas bien de él, pero nosotros el pueblo bien jodidos

  3. Jajajajajajaja el verdadero motivo por el que no trae el telefono a la mano se debe a precaución y miedo a que le escaneen su teléfono, por eso no lo anda en publico 😉 … Ahí les dejo el dato, como buenos periodistas ya les toca indagar 🙂

  4. la verdad de colinas, nunca ha sido ni buen caricaturista, ni columnista, reportero, ni nada, como esta nota que es una total estupidez, porque establece un punto y no llega a una conclusión lógica solo que a el le parece sobresaliente que carlos joaquin no use celular.

    A mi me parece que es un acto de respeto a la gente, mas que una rareza como creo pretede el iletrado autor de la nota cuyo mayor mérito fue haber sido «secuestrado» durante el gobierno de Borge Martín y de lo cua hizo fortuna, que lástima que espacios como este se llenen de esos arribistas chayoteros

  5. Tenga o no celular, da igual si el resultado es el mismo. En la ciudad de Chetumal no dio resultados, es lo mismo que las dos administraciones anteriores.

    Creo que por eso, hay que buscarle algo bueno con desesperación, como en este caso que no tenga el celular pegado a la mano.

    Sin embargo, la realidad es que con o sin celular a ignorado las necesidades de la capital y por eso también lo castigaron en las elecciones del 1 de julio. Ahí nadie pensó en su celular, votaron porque no hubo «cambio»

Deje un comentario

dieciocho + Once =