Traición a la francesa

logo_victoriano

 francois-hollande-vise-dans-la-chansonEste sábado el presidente francés, François Hollande salió del closet y anunció el final de su relación marital, le dijo a AFP: “he puesto fin a la vida en común que compartía con Valérie Trierweiler”. La noticia recorrió el mundo, todos los medios internacionales la acreditaban con sus respectivas palabras la infidelidad descubierta y revelada por la revista Closer con la comediante JulieGayet.

El escándalo francés sigue aún el recorrido de la traición, no sólo con su pareja, lo cual ya de por sí habla del poco valor al compromiso con la palabra, con la mujer que vivió varios años, si se puede elevar el rango afectivo, pudiéramos decir: a quien amaba. Pero vaya usted a saber cuánta verdad acumulan las palabras de ese mandatario francés, pues al fin es un hombre del poder político, quizá sólo es congruente con su manera de su ocupación.

La revista denuncia las llegadas a su bohío de amor en motocicleta, no se trasladaba en vehículo oficial ni utilizaba todo su cuerpo de seguridad para brindarse menores riesgos, por el contrario esa traición amorosa la compartía con escasas personas, sabedor de su irregular comportamiento, con el conocimiento del quebrantamiento afectivo y de la irresponsabilidad conyugal. Sabía realizaba una traición a la mujer más cercana en su vida sentimental.

¿Cómo entender esa hipocresía, no tan sólo de él, sino de muchos miembros de su gobierno?, pues hay quienes les defienden como si fuera un acto honorable, el haber presidido el anuncio de su adúltera osadía, como si fuera un acto excepcional de hombre probo, de virtudes y/o decente. ¿Cuáles las observaciones y reflexiones ciudadanas por tremenda actitud? Si así pudo hacer con su pareja sentimental, ¿qué pueden esperar los franceses de un individuo con ese proceder?

¿Cómo diferenciar lo público de lo privado ante la infiel conducta del mandatario francés? ¿Dónde ponemos los extremos de su vida sexual personal y la política? En su categoría de mandatario de una nación, lo correcto sería la de un ciudadano ejemplar, suponemos, hasta ese compromiso hizo con sus electores, pero las debilidades anidan en todos estos personajes, se transforman en seres comunes, pierden su estatura, también magrean en el submundo de los placeres advenedizos.

¿Qué penoso e ingrato se vuelve un individuo con esa calaña? Tampoco se trata del uso del dispositivo desfribilador, aquel que con una descarga eléctrica al pecho del corazón urgido de atención resucitadora, lo puede devolver a su ritmo normal; ni la de asumir alguna actitud moralizante, pero si reclama un impulso reflexivo las conductas de mandatarios franceses, recordemos a otro casanova de apellido Zarkozy, con similares diligencias. ¿Será costumbre de mandatarios franceses?

Si pasamos al capítulo de las infidelidades por género, especialistas profesionales señalan que aún siguen teniendo los hombres el liderazgo, pero la brecha es cada día menor y la tendencia de las mujeres es de reducción. Muchas personas (hombres y mujeres) son fieles sólo por el temor de perder su pareja, más que por convicción. El incremento de la infidelidad femenina puede estar emparentado también con la independencia económica, hizo a la mujer más libre y con menor temor al embarazo. Aunque las infidelidades femeninas se cubran casi por ambas partes, el varón para no perder su narcisismo, perdona. La mujer con el silencio.

La promiscuidad de mandatarios, es quizá a todos los niveles, desde los normales o heterogéneos que frecuentan al opuesto, como los de su mismo género. Igual ocurre con las jerarquías, los hay quienes desde simples burócratas el narcisismo los engolosina y se convierten en los típicos Casanovas. Irresistibles con las mujeres o viceversa pero con un grave descuido y en ocasiones con importantes indiscreciones, difíciles de soslayar.

La situación en Francia no está, en términos panaderos, para bollos; las inconformidades de varios sectores de la población civil se manifestaron este domingo, cuando varias decenas de miles de franceses, aprovechando ésta debilidad y/o crisis político-sensual, salieron a las calles a exigirle su dimisión al mandatario. Entre los oradores, hubo quienes pidieron al Parlamento iniciar un procedimiento de destitución del presidente francés. Al concluir la manifestación hubo enfrentamiento con las fuerzas del orden se lanzaron gases lacrimógenos y diferente proyectiles por los manifestantes, terminando con la reclusión de alrededor de 150 personas y otros 19 policías lesionados.

PD.- “No quiero vivir en un mundo donde todo lo que diga, lo que haga, lo que todo el mundo hable, donde cada expresión de creatividad, de amor o de amistad sea grabada”. Edward Snowden.
PD.- Las personas que hacen poco ruido son peligrosas.Jean de La Fontaine (1621-1695) Escritor y poeta francés.
PD.- Prevén una embestida de socios constructores contra su dirigente por su flacidez contra la mafia imperante en CMIC. Ni dejan gobernar y obstruyen el proyecto de cambio. Jijiji, lindura…

viborianus@gmail.com     Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Deje un comentario

cuatro × cinco =