Tres misiones en Morena

EN ÓRBITA

Marcelo Salinas
@msalinas21
.

Después de la elección del 2 de junio los morenistas de Quintana Roo empezaron a trabajar en tres vertientes: la renovación de la dirigencia, nacional y local; la ansiada confirmación de una plurinominal más, que debe resolverse en próximas fechas, así como en la definición de quién asumirá la Junta de Coordinación Política en el Congreso estatal.

Todo ello -ligado o no entre sí- los enfrenta nuevamente. Porque los grupos son diversos y los “líderes” pretenden ser muchos, aunque no tienen la simpatía de la mayoría ni actúan como tal. Es decir: dirigentes, servidores públicos y representantes populares no han llegado fácilmente a los acuerdos; y peor aún, se han acusado mutuamente. El egoísmo y la competencia se exacerban.

Es natural en un partido en el gobierno, con el poder y el dinero. Además influye que es de “reciente creación” cuando se le compara con otros “grandes” (ya cada vez más “chicos”, como el PRI), pues eso que llaman identidad no cuaja, por lo que corrientes y clanes se multiplican con sorpresa. Por si fuera poco, su líder histórico, hoy presidente “de todos” como ha dicho, intenta resolver los pendientes de país, sin meter las manos en asuntos partidistas.

De esa manera aparenta complicarse la renovación de la dirigencia, en manos de Ricardo Velazco. En las próximas semanas pudiera pasar cualquier cosa; entiéndase que renuncias o ratificaciones, también. Lo cierto es que ya operan para uno u otro suspirante. Velazco tiene a favor el reciente resultado comicial, aun cuando las y los referentes tienden a desacreditarlo con supuestas buenas razones.

Respecto de la plurinominal que buscan, los magistrados del Tribunal Electoral de Quintana Roo no tardarán en emitir su fallo, el cual podría litigarse más arriba; o sea, en las otras dos instancias que les quedarían a los posibles inconformes. Las operaciones, en éste caso como en el primero, las encabezan quienes aspiran imponer a los suyos en la XVI Legislatura, logrando así una mayoría potente que les dé margen de acción para otros propósitos, como la conformación de la dichosa Junta en el Congreso.

Esa tercera vertiente está conectada con la anterior, aunque se desarrolla por lo pronto en una arena paralela, en las que se inmiscuyen socios y aliados: antiguos y de ocasión, electorales y de facto. Así, cunden otra vez las promesas y se reivindican los pactos, reconfigurando paulatinamente la vida pública local.

Es intenso el ajetreo en Morena, aunque casi no se nota.

Deje un comentario

1 + Once =