Columnistas

A un mes

QUEBRADERO
Javier Solórzano Zinser
Razon.com.mx
.

No se ve que esté emocionando el proceso electoral del 7 de junio. Quizá en los estados en donde habrá elecciones para gobernador las cosas sean diferentes, pero en general la movilización y la atención tienden a ser menores.

Las y los candidatos tienen mucho que ver en ello. No trascienden y cuando lo hacen es porque andan en medio de agarrones con sus adversarios, en donde si por algo se distinguen es por desarrollar campañas negativas y en otras ocasiones también sucias.

No sólo son los candidatos. La situación del país tiene también mucho que ver. Los ciudadanos se ven ajenos al proceso y terminan por aislarse. Toman distancia de la política y sobre todo de los políticos. No le ven sentido porque la acción de la política no les resulta importante en sus vidas, la desprecian y no ven efecto alguno en su cotidianeidad.

La encuesta que dará a conocer el INE los próximos días confirma parte de esto. Se reporta que menos del 40% de los electores pasará por las urnas, siempre y cuando no se dé un fenómeno que cambie la tendencia, lo cual no se vislumbra. Estaríamos ante escenarios críticos de participación.

Un presidente municipal, por ejemplo, podría gobernar con porcentajes realmente bajos debido al abstencionismo y, desde donde se vea, tendría en el ámbito de la democracia todo el poder. Con mínima participación se estaría gobernando.

Es un serio revés para la democracia y la forma en que se construye la política en el país. No se utiliza el instrumento para llegar a la gobernabilidad porque no se cree en los políticos ni en el sistema de partidos. Los ciudadanos no necesariamente desechan las urnas. Quizá creen en ellas más de lo que muchos analistas establecen. El problema está en otra ventanilla, está en los políticos y en el sistema de partidos.

El otro dato que dará a conocer el INE es el rechazo ciudadano a participar en la organización de las elecciones. A lo largo de los recientes procesos se había manifestado una sociedad pujante y participativa, hoy en función de la consulta del INE se reporta que sólo 75% se ha mostrado dispuesto a participar.

En años anteriores la participación era significativa, llegó a alcanzar más del 90%. En el DF, todavía hay que llamarle así, la tendencia es por mucho diferente a las pasadas elecciones. Para ser la capital y una ciudad que se precia de moderna y progresista los números son poco alentadores.

Falta todavía camino por recorrer. En algunos estados el hecho de que haya elección para gobernador quizá aliente al electorado, y más en estados en donde el proceso está parejo. Sin embargo, el mensaje que manda la sociedad está claro: la democracia no está resolviendo los problemas de la gente, algo así como da igual quien gane. A un mes de la elección surgen molestia y desinterés y el proceso nomás no emociona.

- RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

* El INE con el Verde se porta como árbitro que no usa la tarjeta roja, haga lo que haga : José Antonio Crespo.

solorzano52mx@yahoo.com.mx
Twitter:
 @JavierSolorzano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba