Columnistas

¡Vamos con todo!

viborianus 4

Las oportunidades electorales para la participación de género son más amplias cada día en nuestro país, la equidad sí contribuirá en una democracia participativa, en la aspiración del bienestar, en sí, es indispensable el eje rector de la igualdad sustantiva. Para las competencias electorales de 2015 están dadas las condiciones de paridad de género en toda la oferta política en contención. Además, desde cualquier humilde trinchera, todos debemos realizar acciones orientadas para garantizar los derechos de las mujeres, evitar que las diferencias de género sean causa de desigualdad, exclusión o discriminación. ¡Vamos con todo!

En nuestra entidad las manifestaciones por la competencia electoral de 2015, están abiertas desde hace varios veces, sin rubor ni sonrojo cada suspirante, y quizá sin la valoración legal de la infracción normativa, se han abierto en los diferentes escenarios sociales para aprovechar la oportunidad de ofrecer su migajas políticas con el tradicional procedimiento de seducción, desde los “apoyos” a las necesidades colectivas, hasta la realización de aniversarios públicos con esos fines políticos, sin marginar la oportunidad para la entrega oficial de útiles escolares, un descarado mercantilismo político. Allí observamos la participación de género.

Ese uso del intercambio de especies o mercancías para la captación y cooptación de la preferencia electoral, es un procedimiento muy bajuno y limitado, práctica común y reafirmante del escaso capital político del usuario o beneficiario. El aprovecharse de la necesidad de las personas con objetivos políticos denigra y afecta a la dignidad de la población, pero ensucia y deshonra los procesos democráticos, les da una lisiada dimensión… no convirtamos el voto en una mercancía.

lizbeth gamboa 4Coincidimos: muchas veces es la improvisación de personajes para la política la causal de estas prácticas, ante la falta de una “carrera política”, la nula o reducida formación de cuadros políticos, la oportuna selección de militantes con potencialidades; acciones con el criterio de la cualidad impersonal, pensando en el futuro partidario y no del interés de grupo o personal, pues en el largo redundará en el detrimento político y con efectos sobre la democracia.

Ya no se invierte en el futuro de los partidos, se acude a la improvisación, esta práctica ha dado resultados sólo con fines del triunfo electoral, pero nos olvidamos de la gobernabilidad; en nuestro escenario la victoria del PRI, podemos afirmar sin temor a equivocarnos, seguirá ganando los procesos electorales, basta con el denominado “voto duro”, pero con una mínima participación del electorado como ha sucedido en Nayarit y Coahuila, con índices de participación por debajo del 30 por ciento. ¿Qué legitimidad puede ofrecer una victoria con tan mengua participación? Con este tipo de pírricos triunfos sólo seguiremos ampliando los índices negativos de aceptación social de los políticos. Con un daño de significancia para el ganador que para el perdedor.

Hacemos estas consideraciones por el poco crecimiento político de los “enviados (as)” a la competencia electoral, a pesar de andar en los escenarios de campaña, en el proselitismo, su aceptación no crece; el cobijo oficial para las (os) aspirantes, hasta ahora mediatizados, no les ha cedido la presencia esperada, además sin trascendencia ni herencia legislativa; pero si abandonan a quienes pueden ofrecerles mejores expectativas electorales y con capital político, quizá el desgaste político como el costo económico sería menor.

Quizá no sea la mejor, pero el camino lo tiene trillado, sólo es reactivarlo. En particular no estamos refiriendo a la chetumaleña Cora Amalia Castilla Madrid, si no con el mejor currículo, sí con un potencial político y de experiencia por encima de cualquiera de las “enviadas”, además profesionalmente las rebasa. Quizá la falta de obediencia con los hombres del poder sea su inferior distintivo, pero en este mundo al revés, nuestro problema, de todos los ciudadanos, bueno una inmensa mayoría, ha sido la obediencia civil.

Nuestro problema es el número de personas en todo el mundo que han obedecido los dictados de los líderes de su Gobierno y han ido a la guerra y millones han muerto a causa de esa obediencia. Los ciudadanos del mundo, de México, de Quintana Roo y de Chetumal, necesitamos una especie de Declaración de Independencia entre todas las personas del mundo que están luchando con el mismo objetivo. La resistencia ante la autoridad ilegítima y ante los poderes que privan a las personas de su vida, su libertad y el derecho a buscar su felicidad.

Cora Amalia dice: ¡Vamos con todo!, en esta lucha electoral. De manera discreta visita, en su recorrido por los municipios, a muchos ciudadanos reclamantes de sus libertades, de sus derechos, de sus oportunidades de bienestar para sumarse con ella y ella con ellos. En su atrevimiento ha tenido la aceptación de su dirigencia nacional y estatal con el compromiso de que la decisión respetará al mejor posicionado en las encuestas. Por nuestra parte le deseamos el mejor de los éxitos a esta mujer de lucha cotidiana.

PD.- “Es muy difícil someter a la obediencia a aquel que no busca mandar”. Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.

PD.- La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes. Charles Bukowski (1920-1994) escritor y poeta nacido en Alemania.

viborianus@gmail.com   Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba