Columnistas

¡Ya me cansé en la PGR!

logo_victoriano

¿Qué tanta irresponsabilidad conlleva en concepto pronunciado por Murillo Karam “Ya me canse”?, expresión con que da por concluida la conferencia de prensa, y con su atrevimiento, va más allá de la objetividad, pues sin tener todos los elementos técnicos y resultados científicos de las valoraciones por laboratorios de expertos y profesionales, nacionales y extranjeros, vierte otra parte de la dosificada información, al adelantar con su personal percepción la inminente muerte de los 43 desaparecidos (indicios).

Para nadie de los presentes, fue vista la expresión vocalizada como la corporal, como una justificación de cansancio en el servidor público; al parecer esa coloquial locución, no era significativa del agotamiento por el supuesto “bombardeo” del cuestionamiento de los reporteros nacionales y extranjeros, sino más bien fue interpretada como el desprecio a las funciones inherentes a la responsabilidad institucional. ¡Qué poca M…!

karam2Pero el impacto de la expresión corporal de Murillo Karam, para salirse del acostumbrado protocolo, no sólo destrozó al servidor en funciones sino a todo el aparato de gobierno. Véase, el ejemplo, de como un protagonista, acostumbrado a la cualidad protocolaria lo rompe a mansalva cuando lo realiza con vulgar expresión. La simpleza no cabe en quien suele ser muy cuidadoso y respetuoso de las formas. ¿Es necesaria esa degradante actitud?

La inoportuna como irrespetuosa salida de los cuestionamientos desinfla la poca credibilidad del personaje e institución. Respeto para los reporteros, respeto para las familias de las víctimas, respeto para su propio trabajo, para la seriedad institucional, respeto para los profesionales, quienes aún trabajan en la identificación. Nos parece a muchísimos mexicanos, como a los representantes internacionales, una gravedad la falta de seriedad institucional en la voz de su representante. No se vale emitir conjeturas y especulaciones, aunque estas pudieran confirmarse con los próximos resultados científicos, sin tener los datos pertinentes de contundencia irrefutable.

Nunca como ahora se abona contra la mingua credibilidad, nunca como ahora nos revelan, con sus actitudes, la crisis política de los personajes instalados en los órganos de justicia del gobierno. ¿Cómo poder tener confianza en la información con esas torpezas e irregularidades? ¿Por qué no apropiarse, con seriedad profesional, de los tiempos y esperar los resultados de los laboratorios científicos? ¿Por qué no esperar hable la ciencia, antes de querer adelantarse o bien dosificar la información con especulaciones?, o ¿acaso ya conocía o conoce los resultados que ahora esperan la confirmación científica?

¿Esa presunta especulación, será no lo es, y fue una inoportuna expresión del conocimiento fehaciente de los hechos, de la realidad oculta para los mortales ciudadanos, y le ganó la voz, en el momento de la conferencia de prensa, en la cual brotó el dislate, la imprudencia? ¿Cuantas otras consideraciones trae consigo esa expresión corporal y vocal de Murillo Karam? ¿Si ya tiene la certeza de los hechos, entonces cuánta complicidad institucional arrastra esa institución del Estado mexicano? ¿En cuántas partes, etapas irán soltando esa administración de la justicia para el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa? Tan sólo confirma aquella imagen difundida en todos los medios internacionales de “fue el Estado” el culpable de la desaparición de los 43 en monstruosa barbarie.

¿A poco no? Esa locución: “Ya me canse”, simplemente fue la expresión de la cobertura, de otra etapa informativa, para el caso más cruel y sanguinario contra jóvenes estudiantes en este país, protagonizado por el mismo Estado mexicano; sólo comparable con la matanza de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, de Tlatelolco. ¿Qué etapa prosigue ahora en ese impase informativo? ¿Será ya le tocará su tiempo al grupo de investigadores y científicos, quienes con sus resultados afirmaran las especulaciones del Walter Mercado de la PGR.

Cómo se fuga la información cuando no se amarra la boca con la parte más alta del cuerpo. Cómo se caen las primeras mentiras cuando no se prosigue con mentiras de igual calidad. Las imprecisiones vertidas por el responsable de la PGR, de manera casual o tutelada, envían el mensaje de una investigación no profesional, incompleta y limitada, pues rehúsan el cuestionamiento de la colusión entre el crimen organizado y el Estado mexicano, en parte por las graves violaciones a los derechos humanos, la corrupción y la impunidad prevaleciente. Una sola pregunta abarca el entredicho: ¿Quiénes entregaron a los estudiantes a los grupos delincuenciales? ¿Por qué el Estado sigue fallando? ¿Será por individuos “cansados”? No pensamos sea una cuestión de orden cronológico, sí creemos es una obtusa actitud geriátrica.

PD.- Llegó a la redacción esta pregunta: ¿Será que los legisladores quintanarroenses, no ven y no escuchan, la realidad, ninguno se ha pronunciado por el caso Ayotzinapa, menos por la masacre de Tlatlaya. ¿Estarán cansados? ¡La simple congruencia!

PD.- “Recordad, a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. ¡Siempre!. Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

PD.- El Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología (COQCYT), fomenta la apropiación y socialización del conocimiento científico con actividades de difusión y divulgación de la ciencia, desde el año 2001, realiza la “Semana Nacional de la Ciencia y Tecnología”, este año 2014 corresponde la edición número XXI. Hoy la inauguración a las 09:00 am en el Auditorio del lanetario Yoko’ol Ka’ab. ¡Allá nos vemos!

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba