Ya son diputados, y ahora qué

Una confrontación partidista en el Congreso del Estado sólo agudizaría los problemas y supondría no atender los males que agobian a la ciudadanía sobre las vicisitudes que ocasionan la falta o reforma de leyes, porque creen que a ellos no les alcanzarán las consecuencias.

Los próximos diputados electos resultaron oficiales en 15 distritos del Estado, los que confirmaron el triunfo en las urnas, los de la coalición “Juntos Haremos Historia en Quintana Roo”, integrada porMorena-PVEM-PT, ganó 11. La coalición conformada PAN-PRD-PES Q. Roo ganó en tres distritos y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó en uno.

El Congreso quedará conformado por seis diputados de Morena, tres del PT, dos del PVEM, dos del PAN, uno del PRD y uno del PRI, -sumando 15-, así como se integrarán 10 diputados de representación proporcional -pluris- los que recibieron sus constancias para integrar la próxima XVI Legislatura con 25 diputados a partir del próximo 30 de septiembre.

Esa integración lleva actores en procesión estantigua fantasmal del pasado con Eduardo Martínez Arcila del PAN al frente, Pedro Pérez Díaz, de la alianza PAN-PRD, Hernán Villatoro Barrios y Roberto Erales Jiménez, del pegote PT, de la encomiable diputada reelecta, Tyara Schleske de Ariño y José de la Peña Ruiz de Chávez, del Verde Ecologista. Además de José Luis “Chanito” Toledo, pluri de MC y Judith Rodríguez Villanueva, del PRI. –Todos ellos repitiendo-.

La historia demuestra que en los enfrentamientos legislativos y en las agresiones partidistas de los diputados triunfantes es siempre el pueblo el más desasistido, -y eso que es el que pone los emolumentos -vía impuestos-, la situación es tan grave que resultaría de fatalidad no enfrentarla con urgencia y responsabilidad. 

Es la hora que los diputados sean capaces de pensar en Quintana Roo y en la gente, a quienes cada día la vida se hace más insufrible -que no puede ser sufrido o soportado-. No son tiempos para revanchas e intolerancias por la pírrica votación que les dio la minoría de los electores quintanarroenses dándole el triunfo al abstencionismo -por mayoría-. 

Todos los diputados en el diálogo legislativo deben estar presentes con todas las fuerzas en una por Quintana Roo y su gente, morenistas, panistas, el perredista, el priista y, además, los 2 “pegotes”, verdesecologista y petista, aunándoseles los diez plurinominales, para convertirse en diputados ciudadanos. -Ojalá que esto se entienda-.

La organización de los árbitros electorales, locales y federales, que vienen repitiendo que apoyan salidas electorales democráticas. La primera condición para un diálogo verdadero es aceptar la grave situación que se está viviendo en el Estado asumiendo responsabilidades.

Recientemente se incluye como elementos que generan una fuerte inquietud ciudadana, lo relacionado a servicios públicos, específicamente basura e incrementos en los precios de gas, gasolina y electricidad. Los diputados no abogan nada para abatir los precios, porque no es de incumbencia del Legislativo. –Dicen-.

El indicador de la valoración ciudadana hacia los diputados locales que pasarán a ocuparse como flamantes representantes del pueblo comparando posiciones y posesiones con otros elementos identificados de –influjo y de lujo- porque son impactantes a favor en la vida diaria de los diputados.

Veinte mil pesos mensuales en vales de gasolina, lujosos vehículos, traslado semanal en avión a sus lugares de origen y demás prerrogativas para atender sus distritos junto con onerosas dietas mensuales.

Certificado como el presupuesto más estratosférico de los Congresos locales, el de Quintana Roo es el número uno. –Así tendremos algunos otros más diputados millonarios-.

Si se consideran los resultados de la votación de la pasada elección local en Quintana Roo realizada el domingo 2 de junio, se registró el 26% de la votación como factor de incremento de abstención del 75%, lo que puede afectar la actividad de los diputados, preliminarmente por el abstencionismo en alto grado, –preocupante-.

Aunque pareciera que la percepción ciudadana no cree en las organizaciones políticas, por lo tanto perdieron radicalmente interés en los diputados. Cuando se observa la pirámide social se puede observar cómo están en el olvido las necesidades humanas de salud, vivienda y seguridad, -entre otras-.

Entonces, qué es lo que le asigna tan bajo porcentaje en la reciente elección de diputados? ¿que no hacen caso de las cosas de interés ciudadano? La respuesta se ve reflejada mediante el resultado, –rondando el 75% del abstencionismo-.

un comentario

Deje un comentario

cuatro × uno =