Cesan a vocero de la CNDH por golpear a empleada de telefonía

CDMX, 20 agosto
(La Jornada)

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que Arturo Tapia Lugo, a quien hace una semana había designado como nuevo director de comunicación social, ya no ocupará ese puesto, al parecer debido a los antecedentes de dicho personaje en actos de violencia de género, en lo que significa el segundo cambio de vocero en lo que va de la administración de Rosario Piedra Ibarra.

A través de su cuenta de Twitter, el organismo público señaló: “La CNDH no tolera ningún tipo de violencia de género y se encuentra siempre del lado de las víctimas. Informamos que Arturo Tapia Lugo no ocupará el cargo de Director de Difusión de la Dirección General de Comunicación Social”.

Aunque el breve mensaje no lo menciona de forma explícita, el cese de Tapia parece obedecer al hecho de que fue identificado como el hombre que el 23 de septiembre de 2019 fue grabado cuando golpeó a la empleada de un local de venta de artículos para celulares, ubicado en la estación Tlalnepantla del Tren Interurbano.

Tapia Lugo, quien se identifica a sí mismo en redes sociales como fotógrafo, productor y periodista independiente, había sido nombrado en la CNDH apenas el 12 de agosto pasado, como parte de una serie de nuevas designaciones en el organismo cuyo propósito era colaborar a su “fortalecimiento institucional”.

Este sería al menos el segundo cambio de portavoz de la CNDH desde la llegada de la ombudsperson Rosario Piedra, ya que dicho puesto fue ocupado originalmente por Alejandra Ezeta Bagnis, quien el pasado 21 de julio fue cesada de sus funciones y contra quien la Comisión incluso presento una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República el pasado 4 de agosto, “por actos que pudieran ser constitutivos de delito durante el ejercicio de sus funciones”.

Al conocer lo anterior, Ezeta divulgó un posicionamiento en el cual negó “categóricamente haber incurrido en alguna de las conductas que alude la CNDH”, por lo que anunció que va a aportar ante la FGR “los elementos fácticos, jurídicos y probatorios a fin de desvirtuar y revertir las falsas acusaciones que se hagan en mi contra”.

La ex vocera presentó el 3 de agosto una queja formal en contra de Francisco Estrada Correa, secretario ejecutivo de la CNDH, a quien acusó de violencia laboral y de género, por los gritos, abusos y la forma en que era tratada.

Ezeta –quien presentó una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación por despido injustificado– indicó en su momento que fue obligada por Estrada a asumir la responsabilidad por el despido de un trabajador del área de comunicación social, y más tarde fue criticada por el mismo funcionario a causa de dicha acción.

Ezeta Bagnis fue sustituida el 22 de julio pasado por la historiadora Saray Curiel González, pero unos cuantos días después también ella fue cesada del cargo, sin mayor explicación por parte de la CNDH, aunque trascendió que uno de las posibles causas es que la ex funcionaria es coautora de un libro en donde se critica al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Deje un comentario

1 × dos =