Escándalos

La policía de Ohio mata a un niño negro de 13 años que llevaba una pistola de aire comprimido

Ohio, 15 Sept

La Policía de Columbus, capital del estado de Ohio (EE UU) ha abierto una investigación contra el agente que en la noche de este miércoles mató a tiros al joven negro Tyree King, de solo 13 años y que portaba una pistola de aire comprimido.

El oficial, que está recibiendo asistencia psicológica, y su compañero fueron enviados a la confluencia entre las calles Capital y 18 sobre las 19.42 horas, después de que la central recibiese la llamada de una persona que aseguraba haber sido atracado, pistola en mano, por un grupo de hombres. Tras inspeccionar los alrededores, la patrulla dio el alto a tres varones que «coincidían con la descripción» que había hecho la víctima. Tyree King era uno de ellos.

En lugar de identificarse, Tyree salió corriendo junto a uno de sus acompañantes y trató de huir a través de un callejón. Cuando los policías les alcanzaron y trataron de detenerles, King sacó un arma de su cinturón. En ese momento, y según la información difundida por la Oficina de Columbus, el policía le «disparó y golpeó varias veces» bajo la mirada de varios testigos.

El adolescente fue trasladado al Hospital Infantil Nationwide, pero falleció a las 20.22 horas.

Los investigadores comprobaron después que la pistola que portaba era un arma de balines accionada por aire comprimido con una mira láser sobre el cañón.

La Oficina de Policía no ha aclarado si trató de amanezar a los agentes con ella o si la sacó de su cinturón para mostrarla o dejarla a un lado al verse acorralado.

Tyree King es la tercera víctima más joven de un incidente con implicación policial, según el diario The Washington Post. La segunda fue Ciara Meyer, una niña de 12 años que falleció en el estado de Pennsylvania a consecuencia de un balazo en el transcurso de un desalojo.

 La lista está encabezada por Jeremy Mardis, de 6 años: fue alcanzado por un proyectil dirigido a su padre, que intentaba huir de la policía en coche.

Goteo de muertos El caso de Tyree King, que está siendo investigado por el Equipo de Respuesta a Incidentes Críticos de la Policía de Columbus, se produce después de varios tiroteos múltiples (California, Carolina del Sur, Baton Rouge, Orlando) y en medio de un intenso debate sobre la regulación de las armas de fuego y sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de los agentes públicos, especialmente, contra la población negra.

Estos han sido los principales incidentes: En 2012, el joven afroamericano Trayvon Martin, de 17 años, murió en Florida a manos de un vigilante voluntario que llamó a los servicios de emergencias alertando de que «un negro» caminaba por su barrio «con algo en las manos» y actuando «de manera sospechosa».

Su ejecutor, George Zimmerman, de 28 años y con madre peruana y padre estadounidense, fue declarado no culpable en 2013.

El Departamento de Justicia también exoneró a Darren Wilson, el policía blanco que mató al joven negro Michael Brown en Ferguson (Missouri) en 2014.

El caso desató una oleada de disturbios en las calles de la ciudad que recordaron a las protestas raciales de los años 60. El agente blanco de Carolina del Sur Michael Slager fue arrestado en 2015 después de acribillar con su arma reglamentaria a Walter Scott, negro y de 50 años, que iba desarmado.

 Philando Castile (Minnesota) y Alton Sterling (Louisiana) perdieron la vida el 7 de julio de 2016 tras sendos encontronazos con la policía.

Sus muertes, grabadas en vídeo, reabrieron de nuevo las heridas. Un día después, Micah X. Johnson, de 25 años de edad, vecino de Dallas, fue abatido tras asesinar a cinco agentes.

Angel Calleja. (20 minutos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba