Nota Roja

Abstencionismo, el rival a vencer

PLAYA DEL CARMEN, 15 de abril.-

Persiste una “anemia” política entre la población, por lo que se prevén niveles altos de abstencionismo, coincidieron en advertir el dirigente estatal del partido Humanista (PH), Daniel Romero Gómez, y la candidata de Nueva Alianza (Panal) a la diputación por el primer distrito, Gabriela Barquet.

Por su parte, el ex regidor de Benito Juárez, Raúl Arjona, calculó que debido a la poca participación, para obtener “carro completo” en la entidad, uno de los 10 partidos requeriría una votación de apenas 115 mil votos en promedio o alrededor de 35 mil por distrito, de un universo de un millón de votantes.

De acuerdo al fundador del PH en la entidad, en el proceso electoral hay problemas de desinformación por parte de la ciudadanía, que además no se involucra y no le importa porque existe hartazgo hacia los partidos políticos:

“Evidentemente están fastidiados de las promesas de siempre y creo que tiene que haber realmente una movilización ciudadana,  tiene que existir una preocupación de ellos por lo que ven en el futuro,” declaró el ex funcionario de Benito Juárez. “Estamos terminando el primer  trimestre del año y estamos a 50 días de las elecciones y no hay un fervor, no sabes realmente las tendencias, creo que vuelve a ser nuevamente una elección en la cual será la movilización la que más importe”.

Se le preguntó si han visto apatía de la población a los cual respondió de manera categórica: “Sí, no en los partidos, creo que la ciudadanía está apática, tiene una anemia política, no le interesa”.

– ¿Pero es una anemia que le han infligido los mismos partidos?

“Sí, o sea, el incumplimiento de los partidos que han estado en el poder han hecho que sea una cuestión irreversible de las personas, sin embargo, tenemos que darle a conocer a la ciudanía que hay otro tipo de candidatos, otro tipo de partidos que estamos en formación y que realmente buscamos ser una opción viable y real y no nada más para el estado sino para el país”.

Como solución, Daniel Romero se pronunció a favor de la revocación del mandato de los representantes populares, para tener un control más estricto sobre ellos y obligarlos a hacer su trabajo.

“Creemos que la ciudadanía como tiene la autoridad de poner a sus gobernantes, así también debería exigir una carta de revocación de mandato para que a estas mismas personas a las que pusieron sean bajadas de los cargos de elección popular una vez que no hayan cumplido con su trabajo”.

En contraste, restó algún valor o seriedad a que los candidatos firmen propuestas de campaña ante un notario, porque esto no garantiza nada.

“Un notario es un fedatario público, no te va a castigar en caso de que no cumplas con esas cosas; no hay ninguna garantía, lo que hace un notario es nada más certificar que tú estás prometiendo algo, pero de eso a que se cumpla dista mucho”.

El día anterior, en conferencia de prensa, la regidora de Solidaridad con licencia, Gabriela Barquet, anticipó que habrá un nivel “bajísimo” de votación, de entre 22 a 24% del millón 38 mil electores que hay en la entidad, debido a la inconformidad de la población y el descrédito en el que han caído los partidos políticos.

Con cierto desaliento exclamó que es difícil explicar la apatía de los ciudadanos y hay que salir a buscar a las personas para que voten, para que se comprometan y no se queden únicamente en la crítica al gobierno.

GANA EL VOTO DURO

Raúl Arjona Burgos, ex regidor perredista en Benito Juárez y durante 25 años dedicado a la política, fue un poco más optimista en sus cálculos, estimando una votación promedio del 33%, basado en comicios intermedios anteriores.

En base a ello, se puede esperar una votación de 350 mil ciudadanos en la entidad, de los que un partido podría triunfar con 115 mil sufragios, o 35 mil por distrito, debido al gran número de opciones que existen.

Cabe destacar que esta cifra es apenas un 11% del total del padrón electoral.

En la opinión de este experimentado político, el PRI tendrá un triunfo relativamente holgado en el Distrito 1, por la predominancia de sus militantes en los municipios que lo integran (Solidaridad, Cozumel, Tulum, Lázaro Cárdenas, Isla Mujeres y una parte de Cancún) y por el respaldo con que cuenta José Luis Toledo Medina.

El tricolor podría ganar también el distrito dos, pero aquí los resultados se prevén más apretados, por la participación de ex priistas en la contienda, como lo es  Andrés Ruiz Morcillo (candidato independiente) y el arrastre de Domingo Flota (ex alcalde de José María Morelos).

Donde existe una incógnita es el Distrito 3, ya que allí encabeza su alianza un verde ecologista y porque los esfuerzos se han concentrado en el Distrito 1.

En todo caso cualquier pronóstico puede variar dependiendo de las circunstancias, el ánimo de la gente, el voto duro de los partidos, pero sin duda un factor fundamental en estas elecciones, y que es un punto importantísimo a favor del PRI, según Arjona Burgos, son los nuevos partidos, que fragmentan el voto opositor.

Fuente: QUEQUI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba