Nota Roja

Cárcel “hot” en Cozumel

Cozumel, 10 Mar

(Por Esto Q Roo).

Cárcel ‘hot’ la de Cozumel. Fotos ventiladas dan a entender que persiste libertinaje al interior del penal isleño, por lo subido de tono parece no pedirle nada a un “table dance”.

Todo indica que el estado de reclusión para algunas internas en este presidió no significa que puedan estar alejadas de placeres carnales además de dejarlo patente en fotografías.

Supuestamente dentro de la cárcel no existen teléfonos celulares, pero la difusión de imágenes revela lo contrario, además de usar como foro no solamente alguna de las reducidas celdas, sino también en alguna especie de cuarto ya sea los propios celadores, de la dirección, o de alguna otra área, donde existan puertas de madera, porque las celdas tienen barrotes metálicos.

En las imágenes aparece una de las internas, identificada como “La Diabla”. Dicha reclusa se encuentra detenida a mediados del 2015 acusada de homicidio, en contra de un exdirigente turístico en Cozumel, cuya muerte conmocionó a la sociedad no solamente por la saña empleada para ultimarlo a cuchilladas, según para robarle, sino porque el personaje fallecido era bastante conocido.

Esta mujer aparece en varias fotografías posando con diminuta ropa interior. En las imágenes mantienes poses cargadas con alto grado de erotismo y en otra que se supone es ella deja al descubierto su zona genital.

Lo anterior sucedió en el área femenil. Un resquicio vedado para cualquier persona a menos que sea mujer y reclusa. Empero con las fotos se nota que fueron tomadas en dos habitaciones diferentes, una la celda y otra una ajena a ese espacio de reclusión.

La entrada de teléfonos celulares al interior del área femenil era un tema casi tabú en esta cárcel, la cual durante sus escasos nueves nueve años se ha conocido extraoficialmente que reclusas eran sacadas a la dirección para sostener fiestas privadas con algún director y para sostener relaciones sexuales, según los datos de gente que estuvo en prisión.

Dijeron que en cuanto a la entrada de móviles al interior y a disposición de éstas, tiene un precio, en su caso ya sea económico, se paga con sexo, o ambas cosas. Y se atribuye al contubernio de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) la introducción de estos aparatos bajo complicidad del grupo de custodios.

Este presidio del cual quieren hacer creer que es una cárcel modelo, ha incubado prácticas sexuales, como admitió un funcionario estatal que de joven tuvo de escolta a uno de los que fueron encargados de este penal, y que lo llegó a invitar a participar pero dice que se abstuvo por la obvia gravedad del tema.

Hace aproximadamente cuatro años atrás se dio a conocer de amoríos de mujeres elementos de la PEP con reclusos, con quienes sostenían relaciones sexuales aún dentro de la misma celda o una fuera y el otro detrás de los barrotes.

También de algún director que sacó de paseo a un recluso por presunta relación sentimental que sostenía con la hermana del sujeto detenido.

Por su parte el director Carlos Arturo Martínez Martínez, simplemente no pudo ser contactado para dar alguna versión al respecto ni telefónicamente, ni en el penal, donde según estaba ocupado, y aunque nadie salió a atender al respecto, sí lo hicieron con una persona que buscaba una entrevista con una interna que después se le concedió con el permiso del mismo director, que aparentemente sólo quiere dar entrevistas a modo para hablar de temas que publiciten su imagen.

De hecho tampoco ha hablado acerca del oficio donde limitan a los reclusos a realizarse pruebas de laboratorio junto a sus esposas o concubinas para tener derecho a visitas conyugales.

img_1489137644_7f136f9c7ec9801194d3

img_1489137649_e929094c29a9b510486a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno + once =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba