Nota Roja

‘Doy sexo a cambio de una entrada para la Champions’

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo.-

Muchos aficionados son capaces de cualquier cosa por obtener una entrada para ver a su equipo favorito en la cancha. Merengues y colchoneros, cuyos equipos se enfrentarán en la final de la Champions League 2014, están dispuestos a todo, hasta literalmente, entregar el cuerpo.

En la página de internet milanuncios.com se pueden observar varias ofertas sexuales a cambio de entradas para la final de la Champions entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid en Lisboa, Portugal.

En dichas propuestas se lee que a uno de los usuarios no le gusta el futbol y por tal motivo ofrecen la entrada para el duelo entre los equipos más representativos de España, a cambio de una mujer dispuesta a atender favores sexuales.

Otra persona dice tener un palco de lujo en el Estadio de la Luz, el cual pone a disposición a la mujer que esté dispuesta a pasar una semana de sexo con él, además de la entrada al juego le ofrece viaje y alojamiento en la capital portuguesa.

Las entradas de reventa por Internet para la final de la Liga de Campeones alcanzan ya los 8,000 euros (unos 143 mil 180 pesos) cuando quedan doce días para el inicio del partido, según los precios que ofertan diferentes casas de venta de localidades.

Ese es el precio que tendrán que pagar todos aquellos que deseen asistir al evento en la zona más cara del estadio Da Luz. Una ubicación en la zona denominada de «Categoría 1», la mejor del estadio, alcanza la cifra antes citada.

La entrada más barata, en la peor zona del estadio, la de «Categoría 4», tienen un costo mínimo en la reventa de 1,127 (20 mil 170 pesos) euros, mientras que las de «Categoría 3» se pueden conseguir por 1,300 (23 mil 266 pesos) y las de la «Categoría 2» por 1,459 (26 mil 112 pesos).

Es la oferta que se puede encontrar en sitios de internet que actúan como plataforma de compra y venta de entradas entre particulares. La final está captando una atención inusitada y su valor poco a poco está alcanzando números muy elevados.

Fuente: Milenio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba