Ejecutado afuera de un templo

Cancún, 19 Mayo

(Por Esto Q Roo).

Con un disparo en la cabeza y otro en el pecho, fue ejecutado un hombre identificado de manera preliminar como Arturo C., de aproximadamente 50 años de edad, presunto vendedor de droga, cuando se encontraba sentado en una silla afuera de una iglesia, hasta donde llegaron dos sicarios a bordo de una motocicleta para ultimarlo.

El hecho sucedió aproximadamente a las 18:15 horas de ayer, en la Región 76, manzana 15, en la calle 62, mientras el ahora occiso estaba sentado en una silla frente a una iglesia de Los Testigos de Jehová, donde de acuerdo a vecinos de la zona siempre se colocaba todas las tardes, cuando repentinamente dos tipos a bordo de una motocicleta color verde llegaron hasta donde se ubicaba.

Uno de los hombres bajó de la motocicleta y se acercó a él apuntándole con un arma de fuego en la cabeza, disparándole a la altura de la sien y luego al pecho.

Posteriormente el empistolado abordó la motocicleta en la que era esperado por su cómplice y ambos se retiraron a toda prisa del sitio, mientras que la víctima quedó sin vida en la silla donde se encontraba.

Vecinos reportaron inmediatamente el hecho al servicio de emergencias 911 al escuchar los disparos y ver a la persona herida al salir de sus casas, arribando de esta forma al lugar una ambulancia de la Cruz a Roja, al tiempo que al sitio también llegaban elementos de Seguridad Pública, los paramédicos valoraron a la persona determinado que ésta ya había muerto, por tal motivo el lugar fue acordonado por la Policía Municipal en un perímetro de aproximadamente 50 metros a la redonda.

Momentos después al sitio llegaron agentes ministeriales, quienes comenzaron a entrevistar a varios vecinos para obtener información del suceso.

A decir de los mismos vecinos, la persona vivía frente al lugar donde fue ejecutada y presuntamente la vivienda era utilizada para la venta de drogas.

Peritos de la Vicefiscalía General de Justicia del Estado analizaron el cadáver y alrededor de éste marcaron tres caquillos percutidos que quedaron tirados, los cuales aseguraron como evidencias, finalmente realizaron el levantamiento del cuerpo trasladándolo al Servicio Médico Forense (Semefo) para la necropsia de ley.

Deje un comentario

1 × cuatro =